fbpx

21 años de amar y servir

“No vamos a cambiar nuestro aporte a los más necesitados”, sostiene Moisés Martínez, Coordinador del Voluntariado UCA, mientras explica con orgullo los distintos proyectos sociales que realizan.

Los 170 voluntarios que posee la UCA se encuentran entusiasmados, porque han aprendido a ser pacientes, agradecidos y amigables. Cindy Pineda pertenece al proyecto Colibrí, un Centro Educativo Comunitario, donde las y los voluntarios de la UCA brindan reforzamiento escolar de forma lúdica a la niñez de prescolar y I, II, III Y IV grado de primaria. Con la participación en este proyecto, Pineda ha aprendido a tener “amor a lo que hacemos, porque no basta con hacerlo” comentó.

Quienes participan en el Voluntariado UCA se forman espiritualmente y humanitariamente, cultivando de esta manera a profesionales íntegros y solidarios. Victoria Saavedra tiene un año y tres meses de ser voluntaria, ha participado en varios proyectos y actualmente visita todos los lunes por las tardes a los niños y niñas con cáncer en el hospital La Mascota.

“Al estar en diferentes proyectos me doy cuenta que en muchos aspectos en los que ayudo a esa persona yo soy bendecida, tengo más facilidades entonces estoy más agradecida por lo que tengo y quiero ayudar a esas personas” dijo Saavedra.

El Padre Juan Ramiro Martínez S.J., Director del Centro Pastoral Universitario, manifestó que la experiencia en el Voluntariado Social ayuda a que sus participantes valoren su existencia en este mundo, por ejemplo, cuando visitan a la niñez con cáncer en el Hospital La Mascota. Los motiva a valorar la libertad, cada vez que visitan el Centro Penitenciario.

Desafíos

Sin embargo, no toda la comunidad estudiantil participa en el Voluntariado UCA. Uno de los retos que el Padre Ramiro y Martínez se han planteado es motivar más a los chavalos y chavalas a dedicar su tiempo para ayudar a los demás.

Se necesitan crear más espacios para ser voluntarios(as), mayor disponibilidad de horarios para darle oportunidad a docentes y estudiantes del turno sabatino y nocturno, argumenta el Padre. Otro desafío es que no se han sistematizado las experiencias para que otras instituciones que deseen ejecutar las mismas acciones pueden ampliarlas tomando de referencia al Voluntariado Social UCA.

Contexto

“El voluntariado nace para ser solidarios con aquellos que sufren”, comentó el Padre Ramiro. El primer grupo de voluntariado en la UCA nace de un grupo de Reflexión Teológica, una clase donde la persona se pregunta: ¿De dónde vengo?, ¿Dónde estoy? y ¿a dónde voy? explicó.

Este grupo de clases pensó en que debían hacer algo, a quienes tenían más cerca eran a la niñez de los semáforos. Consecuentemente, decidieron ayudarles a esos niños y niñas con reforzamiento escolar y les motivaban para que fueran a la escuela. Luego surgieron otras y otras necesidades mientras más jóvenes se unían al voluntariado.

Este año, el Voluntariado Social UCA ha cumplido 21 años y continúa motivando a la comunidad universitaria, a profesionales y docentes de la UCA, y en general, a todas las personas que deseen donar su tiempo por los demás al unirse a esta labor.

Si deseas conocer los más de 10 proyectos que realiza el Voluntariado Social UCA visita: http://pastoral.uca.edu.ni

 

 




 


Te recomendamos






Ediciones anteriores