fbpx

Sabina Barone: “Alrededor de las migraciones hay gran interés político”

17 de octubre del 2015

Para Sabina Barone, Coordinadora de la Campaña por la Hospitalidad de la Red Jesuita con Migrantes Latinoamérica y el Caribe, la identidad multiétnica del continente evidencia “la cultura de la hospitalidad que predominaba en un inicio en nuestros antepasados”. Sin embargo, a medida que se establecen políticas migratorias y leyes que atentan contra la libertad de movilización de las personas, se va perdiendoel compromiso fraterno por acoger a los visitantes de otros países.

La Campaña de la Hospitalidad, presentada en el II Seminario Internacional sobre Migraciones realizado en la Universidad Centroamericana (UCA), tiene como propósito recuperar ese sentido de la hospitalidad que ha ido desapareciendo en los países latinoamericanos y del Caribe. De acuerdo con Barone, a través de la realización de guías educativas yferias destinadas al ciudadano y la ciudadana, se fomentan acciones de solidaridad que ayuden a comprender de manera más sistemática el fenómeno migratorio.

¿A qué nos llama la hospitalidad al referirnos al tema de la migración?

La propuesta de la hospitalidad es humanizar antes que todo el tratamiento político y social del fenómeno de la migración. No debe abordarse las migraciones como si fueran un problema, ni a los migrantes como si fueran una amenaza o un potencial criminal. Más bien consideramos que el abordaje correcto debe partir de los derechos humanos y garantizar a todas las personas un trato digno libre de violencia. Aunque bien, lo ideal sería permitir que las personas no estuvieran forzadas a migrar, garantizando su desarrollo y bienestar en el país que nacieron.

Dentro de este abordaje, ¿qué efectos produce que los medios de comunicación utilicen términos de forma indiscriminada para referirse al fenómeno de la migración?

En general lo que estamos viendo es que las palabras tienen efecto en la manera que comprendemos la realidad, por lo cual debemos usarlas con precaución. Alrededor de las migraciones a veces hay gran interés político por construir una cierta imagen de los migrantes en la ciudadanía, sin mirar las causas. Entonces, usar etiquetas como “salvadoreños” es una gran generalización, y de alguna manera puede facilitar el sentir que son ellos contra nosotros, que nosotros no somos ellos.

A veces hay noticias en la que se subraya la nacionalidad como factor explicativo si, por ejemplo, el migrante de “x” nacionalidad ha cometido el crimen, pero si en la misma noticia otro migrante detiene ese crimen, no interesa mencionar su nacionalidad. También afecta el tipo de acciones que se le atribuye al migrante: entran, huyen, invaden, cruzan. Pero se omiten que ellos también se establecen entre nosotros, quieren trabajar, tienen sueños parecidos a los nuestros. Entonces, nuestro reto cuando usamos las palabras es no olvidar que ellos no pierden sus derechos por se extranjeros.

¿De qué manera la educación debe construir un patriotismo sin menospreciar al extranjero?

Necesitamos tener un sentido de identidad que sepa también conciliar la diversidad. Parece que si todos no somos de una manera, no somos, a pesar de que sepamos que nosotros tenemos mucha complejidad interna, ya sea de humores, deseos o sueños.

Nuestra identidad también está conformada por lo que me hereda el padre que viene de tal región o la abuela que habla con distinto acento. Esa diversidad es lo que compone la unicidad e identidad histórica y debemos estar claros que cada pueblo tiene su aporte.

Por tanto, no significa que yo soy mejor salvadoreño o nicaragüense si mi orgullo está en contra de otro. Necesitamos estudiar la historia con una mirada de interrelación que ayude, por ejemplo, a resolver en conjunto los problemas de Centroamérica.

¿Cómo se está ejecutando la Campaña de la Hospitalidad?

La campaña es una red de redes que corresponden en su mayoría a instituciones de la Compañía de Jesús, como el Servicio Jesuita a Migrante, la Federación Internacional de Fe y Alegría, la Asociación de Universidades Confiadas a la Compañía de Jesús, etc. Dentro de la campaña, estas instituciones están comprometidas con fortalecer su compromiso de trabajo con la migración, ofreciendo recursos informativos, educativos y de pastoral. De esta manera se fomentan acciones e iniciativas de hospitalidad y solidaridad para comprender este fenómeno. En la práctica, la campaña se articula en cuatro líneas de trabajo: educación, pastoral, comunicación e incidencia.