fbpx

Un equipo de campeonas

17 de octubre del 2015

Cuando el cielo empieza a mancharse de anaranjado y los rayos del sol desaparecen poco a poco, un grupo de 12 mujeres adolescentes se alista para ser las dueñas de la cancha deportiva de la Universidad Centroamericana (UCA).Son las campeonas de baloncesto que entrenan cada tarde cuando el reloj marca las cinco en punto.

Para el grupo de estudiantes, el reunirse cada tarde y mejorar la técnica con la que juegan, volverse cada vez más unidas y trabajar para continuar siendo el mejor equipo de baloncesto femenino universitario del país, requiere de esfuerzo, entrega y disciplina que ha valido la pena, pues el pasado 13 de octubre se coronaron campeonas de la liga nacional universitaria de baloncesto femenino.

Anallancy Pérez, una de las jugadoras, tiene 22 años y estudia la carrea Ingeniería en Sistemas. “Cuando entré no sabía nada, pero practicándolo me empezó a gustar. Ahora, gracias a esta experiencia con la UCA, he tenido hasta la oportunidad de jugar con otros equipos”, comentó.

Ellas son las sucesoras de una disciplina histórica en esta Universidad. El baloncesto se practica desde hace varias décadas en la UCA y según los registros deportivos, solo hubo un bajón en la actividad después del terremoto de diciembre de 1972.

Amaru Canales, Coordinador de Deportes de la UCA, destacó que la Universidad ha logrado ganar nueve campeonatos de baloncesto universitario y ha sido tal la calidad de las deportistas, que algunas han sido elegidas para jugar con la Selección Nacional de Baloncesto Femenino de Nicaragua en torneos internacionales.

“Es un deporte muy competitivo y nosotros tenemos tres años llegando a las finales de los campeonatos universitarios, el año pasado lo ganamos y repetir esta victoria este año nos llena de mucho orgullo” comentó Canales.

La mayoría de las jugadoras viven fuera de Managua, sin embargo, acomodan el tiempo para no faltar a ningún entrenamiento. Cada una de ellas reconoce que mientras mejor entrenen como equipo mantendrán un alto nivel durante las competencias.

Deporte para todas

Emigdio Rodríguez es el entrenador del equipo y ha visto cambios importantes en su desarrollo dentro y fuera de la cancha.“Este deporte les ha ayudado a fortalecer valores como la responsabilidad, disciplina y a trabajar en equipo”, comentó Rodríguez.

Entre ellas aceptan que ser parte del equipo, de alguna forma, ha mejorado su rendimiento académico debido a la disciplina que deben tener. “Deben encontrar el equilibrio entre sus responsabilidades académicas, deportivas, familiares y personales, así es como logran ser las mejores”, recomendó Rodríguez.

Ligia Dávila, es estudiante de tercer año de la carrera de Ingeniería Industrial y desde hace año y medio es parte de equipo de baloncesto de la UCA. Para ella la experiencia deportiva inició de cero al entrar en la Universidad. “Nunca había jugado baloncesto pero tenía el deseo de aprender y fue en la cancha que descubrí gracias a los entrenadores el talento que tengo para este deporte y es algo que gané en la UCA y lo tendré el resto de mi vida”.

A diferencia de algunas de las jugadoras que ya habían practicado el deporte desde el colegio de secundaria, Ligia conoció el balón en la UCA, encontró la disciplina en la cancha y aprendió a organizarse cuando se enamoró del deporte y tenía que rendir con excelencia académica en sus clases.

“Todo en la vida debe ser hecho con pasión, creo que ese es el secreto. Aquí en la UCA cualquier chavala puede entrenar en el equipo pero solo aquellas con pasión y empeño pueden ser parte”, valoró Ligia.

Stacy Acuña estudia tercer año de Arquitectura y como miembro del equipo de baloncesto femenino de la UCA valora este deporte más allá de la cancha o los trofeos que han logrado. “Jugar baloncesto me facilitó la entrada en la UCA, la primera vez que vi a este equipo me impactó mucho porque habían jugadoras de alto nivel y fue inevitable sentirme identificada con varias de ellas”.

Para todas, ver los trofeos que con el tiempo han acumulado no solo ellas, sino también sus antecesoras, las motivan a seguir esforzándose para llevar más reconocimientos a sus hogares y a la Universidad.

Sondeo:

“Yo juego desde pequeña y este ha sido un mayor nivel. Hemos aprendido a jugar en equipo para obtener buenos resultados”.

Indira Downs, estudiante de la carrera de Ingeniería Ambiental.

“Ha sido una experiencia muy buena, porque con el tiempo hemos venido ganándonos respeto entre todas, esa ha sido la clave de que funcionemos bien como equipo”.

Heysell Carolina Luna.