fbpx

Serena Cosgrove: “Buscamos una relación horizontal”

17 de octubre del 2015

Cuando se desarrollan investigaciones colaborativas entre instituciones de educación superior de distintos países, es importante establecer una relación horizontal de trabajo, “sin que se impongan ideas ni metodologías”, asegura la Dra. Serena Cosgrove, académica de Seattle University (SU) y responsable del vínculo académicoentre su Alma Mater y la Universidad Centroamericana (UCA).

Para Cosgrove, las relaciones horizontales permiten conocer de qué manera se puede mejorar como universidades según el aporte de cada homólogo.

Este mismo efectode horizontalidad aplica en las metodologías de investigación, como ocurrió con “Conversando con abuelas en Chinandega, Nicaragua”, estudio de 2015 desarrollado por la UCA, SU y el Servicio Jesuita al Migrante, el cual analiza el impacto de la migración en las abuelas que se hacen cargo de los hijos de quienes salen del país. De acuerdo con Cosgrove, al conversar personalmente con las abuelas y escuchar sus historias de vida, “se aprende mejor unos de otros”.

¿Qué papel deben desempeñar las universidades al investigar temáticas alusivas a la migración?

Las universidades pueden servir para juntar, organizar y desarrollar las metodologías que aplicarán en el terreno. Para nosotros, como SU y UCA, una parte muy importante es realizar investigaciones con docente y estudiantes de ambas universidades. Desarrollamos investigaciones colaborativas e interdisciplinarias, lo que a los docentes le da la oportunidad de acercarse a la realidad, y a los estudiantes, de aplicar lo que estudian en las aulas.

¿Cómo se manifestó este trabajo colaborativo en la reciente investigación que la UCA y la Universidad de Seattle realizaron en Chinandega?

Éramos tres docentes y diez estudiantes de cada universidad. Estuvimos una semana en Chinandega realizando entrevistas en comunidades sobre el impacto de la migración en las familias y centros educativos. Fue importante para los estudiantes de SU conocer la realidad de Nicaragua, entender en carne propia cómo las familias echan de menos a sus familiares que han salido. Sin embargo, para los estudiantes de la UCA, también significó una oportunidad para acercarse a su propio país.

Cuando trabajamos de manera intercultural e interdisciplinaria, el resultado no es solo lo que estamos aprendiendo en las entrevistas, grupos focales y observaciones participativas, es lo que aprendemos el uno del otro, lo que aprendemos de nosotros mismos en las convivencias.

Al estudiar el fenómeno de la migración, ¿cuánta importancia tiene aplicar una doble perspectiva, tanto nicaragüense como estadounidense?

Esta experiencia de investigación logró humanizar profundamente el constante debate sobre migración en Estados Unidos, un debate de número y política. Los estudiantes y docentes lograron ver que en estas discusiones que pasan por televisión se encuentra una doña Rosario, una doña Ruth, por ejemplo, cuyos hijos tuvieron que salir porque aquí no encontraban trabajo. Uno se da cuenta que la migración tiene repercusiones humanas y piensa: “yo debo estar haciendo algo al respecto”. Nos detenemos a pensar cuál debe ser la incidencia de cada uno, nos preguntamos: “qué debería estar haciendo yo respecto a la política migratoria en Estados Unidos”.

¿Cómo pueden ayudar las universidades jesuitas estadounidenses a “humanizar” ese debate?

Deben solidarizarse y aprender de universidades hermanas. Así como la UCA experimenta un proceso de internacionalización, nosotros nos encontramos en un mundo conectado y globalizado. Nos ayuda a ver el mundo de diferentes perspectivas, sea con el tema de la migración, con el tema del desarrollo económico o con el cambio climático. Es importante que estemos aprendiendo unos de otros y desarrollemos nuestras capacidades interculturales. A largo plazo, habrá más y más integración. Aunque haya cosas que nos diferencian, sea ciudadanía o idioma materno, es fundamental trabajar con otros.

¿Cómo se ha desarrollado esta relación entre la UCA y la Seattle University?

Desde el inicio hemos buscado una relación horizontal, aunque haya diferencias de presupuesto y acceso a tecnologías. Por eso, en investigaciones colaborativas, no llegamos nosotros a decir cuál va a ser la metodología, sino que trabajamos todos en conjunto. Queremos ver la manera en que estudiantes y docentes de Nicaragua tengan oportunidad de visitarnuestra universidad. Es importante fortalecer los lazos que nos une como instituciones jesuitas, no solo en lo académico, sino también en nuestros componentes de misión y visión y en el área institucional.