fbpx

El futuro de las empresas familiares en Nicaragua

17 de octubre del 2015

Se estima que a nivel mundial solo una de cada tres empresas familiares logra pasar exitosamente a la siguiente generación, una realidad válida para Nicaragua de acuerdo con el diagnóstico realizado por la Dra. Jessica Pérez Reynosa, miembro del equipo coordinador de la Maestría en Administración de Empresas y Dirección de Empresas, de la Universidad Centroamericana (UCA).

Actualmente, Pérez está liderando el proyecto titulado “Caracterización de las empresas familiares en Nicaragua” y como resultado del primer acercamiento al tema, desarrolló un diagnóstico en el que se determinaron tres factores importantes para que una empresa familiar pueda sobrevivir.

El primero es adoptar la filosofía de una familia empresaria, pues con ello es que se logra la creación de valores en cada una de las generaciones, trasmitiendo un valor transgeneracional donde el espíritu de innovación y emprendimiento va de generación en generación.

Pérez establece como segundo factor el establecer mecanismos de comunicación. “Con estos mecanismos se definen los roles que cada miembro va a desarrollar en la empresa, traduciéndose en un protocolo familiar o un buen gobierno corporativo en el que se regula las relaciones entre los miembros de la familia y la empresa, definiendo los mecanismos de sucesión”, explicó.

El tercer factor está enfocado en la profesionalización. Para Pérez, la falta de educación empresarial es uno de los principales problemas por parte de los miembros de las empresas. “Es posible que el fundador con su empirismo desarrolle un negocio pero luego no hay capacitación, en consiguiente, la empresa familiar no cuentan con herramientas de gestión empresarial que les permitan sobrevivir al entorno cada vez más globalizado y competitivo”, enfatizó Pérez.

Empresas nacionales

De acuerdo con el estudio, en Nicaragua se estima que el 87.5% de las empresas son de carácter familiar, y a pesar de que representan la mayoría, no se tiene una cifra exacta sobre su aporte al Producto Interno Bruto.

El diagnóstico rescata algunos ejemplos de empresa familiares en Nicaragua como Sinsa, fundada hace 25 años.

“Esta empresa empezó con un total de 6 personas y hoy cuenta con a una red de 15 sucursales en todo el país que da trabajo a más de mil personas. No obstante, su propietario sabe que uno de los principales problemas de las empresas familiares es la sucesión y por ello declaró en una entrevista realizada a un medio escrito del país, que el hecho de saber que la sucesión es una parte difícil en toda empresa familiar, han decidido integrar al trabajo a la nueva generación”, comentó Pérez.

El diagnóstico destaca que son aquellas empresas que logran una buena organización y adaptación con las nuevas tecnologías las que duran más de cuatro generaciones. “Cuando los fundadores identifican cualidades especificas en algún miembro de la familia deben de prepararlo de manera integral en los aspectos más vitales y transversales de la empresa y si no, lo mejor será asociarse con personas que demuestren los mismos valores, compromiso y transparencia de la empresa familiar”, agregó Pérez.