Te has preguntado ¿cómo es la UCA de noche?

La Universidad Centroamericana (UCA) es una institución muy activa, desde tempranas horas de la mañana hasta la tarde se puede ver a toda la comunidad educativa en movimiento desempeñando actividades distintas, algunos(a) estudiantes en sus tiempos libres se recrean y otros prefieren sentarse a leer un buen libro.

Pero, ¿cómo es la UCA de noche?

Échale un vistazo a las actividades que se realizan en nuestro Campus universitario.


Ver galería de fotos

 

 

Jóvenes trabajando por la salud mental

¡Juntos damos luz! es el lema que durante cinco años ha identificado a 12 jóvenes voluntarios del Movimiento Ventana, una organización sin fines de lucro que promueve el trato digno y humanitario hacia las personas con trastornos mentales, de tal manera que les permitan a los individuos que poseen una valoración médica desfavorable tener un proceso de reinserción a la sociedad nicaragüense más digno y sobre todo más humano.

El grupo de voluntarios que desempeña esta noble labor son estudiantes de diferentes universidades, una parte de ellos pertenecen a la comunidad educativa de la Universidad Centroamericana (UCA), de la carrera de Psicología.

Es a través de estos jóvenes que el movimiento ha podido consolidarse y desarrollar actividades de acuerdo a dos instancias: la primera, es realizando visitas al hospital Psicosocial Dr. José Dolores Fletes para compartir con los pacientes terapias vivenciales que les permita tener un ambiente relajado, las actividades desarrolladas son Arte-terapia y biodanza.

En segundo lugar, se ejecutan talleres, conferencias, charlas y capacitaciones que están dentro de la campaña “Hablemos de salud mental”, estos espacios educativos están dirigidos a la población en general.

“A lo largo de estos años hemos hecho todo lo posible para difundir nuestra labor, que como sabemos en nuestro contexto sociocultural el tema de salud mental está ignorado, haciendo de éste un reto mayor para nosotros”, compartió Emanuel Alexander Zelaya, miembro del equipo de voluntarios.

No obstante, el entusiasmo de estos jóvenes está dando buenos resultados, ellos están recibiendo apoyo constante del Colegio Teresiano de Managua y sus aprendizajes se ven fortalecidos por la adquisición de valores como inclusión, compromiso, respeto, equidad y responsabilidad social, mismos que transmiten en cada una de las actividades.

“Somos una familia comprometida por una Nicaragua donde la Salud Mental sea una prioridad”, agregó Zelaya, al describir el movimiento

¿Cómo puedo formar parte del movimiento Ventana?

Para ser voluntario el único requisito es asistir a los encuentros que son anunciados con una semana de anticipación en la página de Facebook (Movimiento Ventana), la colaboración monetaria es de 30 córdobas que son utilizados para llevar algún presente a las personas que apoyan.

Galería


 

 

Redes sociales: una plataforma viable para pymes y emprendedores

Las redes sociales se han convertido en parte de nuestra vida y a medida que avanzan van revolucionando todo a su paso, un sector es el de los negocios, las pymes y los emprendedores están migrando a diferentes plataformas digitales que les facilitan el crecimiento y la promoción de sus proyectos a un menor costo.

Oscar Flores es un estudiante egresado de la Universidad Centroamericana (UCA), hoy en día es CEO de Duit Digital, una agencia de marketing digital que brinda recomendaciones a jóvenes, mujeres y todas aquellas personas que deseen emprender su negocio; Flores es también un emprendedor y ha convertido a las redes sociales en su mejor aliado.

“El impacto que tienen esta plataformas es significativo si el usuario conoce como manejar algunas herramientas, son pasos pequeños que se deben seguir para tener un alcance mayor”, mencionó.

Parte de lo que explico Flores Junto a su compañero Bryan Solórzano (social media manager), en el taller ¿Vale la pena invertir en redes sociales? Desarrollado en el Centro de Innovación Abierta de la UCA, es que para alguien que está comenzando su negocio, hacerlo en Facebook (la red más popular y versátil para los nicaragüenses) es viable, le reducirá los costos de inversión y con un par de estrategias que estén pensadas primeramente en la satisfacción de la comunidad puede hacer de la página, una muy exitosa.

Dentro de los beneficios hay uno indispensable, la comunicación bidireccional con el cliente, lo que le permite medir la aceptación y alcance de los productos, a la par de esta ventaja se encuentran retos, dentro de ellos es saber utilizar de forma provechosa las diferentes herramientas que brindan las redes sociales.

Otra gran ventaja es la gran conectividad a internet en la región, en julio de 2016 la organización especialista en estudios de conectividad digital ILifebelt presentó el sexto estudio anual sobre las redes sociales en Centroamérica y el Caribe (ilifebelt.com), los resultados mostraron que Nicaragua es el país con mayor tasa de crecimiento en Facebook con un 27% durante el año de la publicación.

Este dato es necesario para que las pymes y emprendedores midan la viabilidad que tiene la red social para sus proyectos, aprovechando el crecimiento de internautas pueden consolidarse como empresas digitales.

Para emprender en la red se deben tomar en cuenta pequeñas recomendaciones que ayudaran a potenciar la imagen de la microempresa, la principal es estar claro del tipo de audiencia a la que desean llegar y por supuesto manejar adecuadamente la actividad en las redes, fue parte de los consejos que brindó Flores y Solórzano.

 

 

UCA premia la Excelencia Académica

Como parte del compromiso de asegurar la calidad académica y la formación de profesionales con capacidades éticas e intelectuales, la Universidad Centroamericana (UCA) junto a las facultades de Humanidades y comunicación (FHyC) y Ciencias Jurídicas (FCJ) entregaron durante el mes de abril los reconocimientos a sus mejores estudiantes.

Por aquí dejamos unas cuantas fotos de la emoción que vivimos al saber que estos jóvenes están dando lo mejor de sí para egresar de la Universidad con las más altas competencias académicas y principalmente en valores humanos, propio de la formación con sello jesuita.


Ver galería de fotos

 

 

Una semana para vivir por los demás

Un grupo de jóvenes estudiantes de la Universidad Centroamericana (UCA) decidió vivir durante la Semana Santa 2017 una experiencia diferente, un momento para compartir con los más necesitados y conocer otras realidades que viven más familias, mientras que la gran mayoría de sus amigos aprovechó las vacaciones para descansar en casa o visitar la playa.

Visiteo casa a casa, celebraciones litúrgicas, actividades con niños y niñas, jóvenes, adultos y ancianos en las comunidades de San Nicolás ubicada en el departamento de Estelí y las comunidades de Los Cedros, en Carretera Vieja a León, fueron algunas de las actividades que este grupo de jóvenes desarrollaron en su Semana Santa, con la coordinación del Centro Pastoral Universitario de la UCA.

Cada año alrededor de 65 jóvenes universitarios participan en estas Misiones que desde el 2012 realiza la UCA como parte de la promoción del voluntariado social.

Elba Gutiérrez, estudiante de Derecho en la UCA, nunca había asistido a las Misiones Universitarias y este año animada con algunos de sus compañeros decidieron inscribirse. “Decidí vivir la experiencia y es algo que volvería hacer, es algo que nutre el espíritu”, comentó.

A Elba la recibió doña Victoria, en la comunidad La Garnacha, una mujer extremadamente amable de acuerdo con Elba. Diario despertaba a las 5:30 de la mañana y el primer sacrificio era tomar un baño con agua tan fría que hasta podría doler.

Junto con la familia que la acogió durante esa semana, asistió al visiteo de lunes a miércoles, a las celebraciones durante el Triduo Pascual y al ser corista de la UCA, apoyó en los cantos de las comunidades, situación a la que Elba se tuvo que adaptar, porque en el lugar acostumbran realizar los cantos eclesiásticos al estilo ranchero.

Al pasar una semana en esa comunidad sentí que Dios actuó en mí y ahora no me veo ni me siento como antes que sabía de las necesidades de mis hermanos sin darle importancia” compartió Elba.

Las Misiones Universitarias no están cerradas exclusivamente a la UCA. Este año la UNAN, UNI, UNA y Univalle fueron parte de la experiencia. Moisés López, Coordinador del Voluntariado Social UCA percibió como algo positivo esta participación, pues responde al llamado de Dios, a ese llamado de amar al prójimo como a uno mismo.

Kimberly Alvarado, estudiante de Comunicación Social en la UCA, vivió la semana con su adoptiva “mama Ana”, quien junto con su esposo e hijas le recibió con mucho cariño en la comunidad La Sirena.

Durante la misión, Kimberly temía ser rechazada por no ser católica; “pero en las visitas, yo les decía que era evangélica y aun así andaba con mis hermanos católicos, compartiendo la Palabra de Dios y sirviendo a las personas”, expresó.

Hasta el momento ha sido mi mejor experiencia: servir a mis hermanos católicos y aprender a adorar más a Dios”, valoró Kimberly.

Para Elba y Kimberly fue esta experiencia la que les ayudó a volver una mirada hacia ellas mismas y descubrirse más humanas y más espirituales.

 

 

Cristina López, el sello de excelencia universitaria de la UCA

Obtener un 99.92% de índice académico no es algo que logre la mayoría, es casi una calificación perfecta. En la UCA lo logró Cristina López, estudiante de segundo año de Marketing. Su casi perfecta calificación la ubica como la mejor estudiante de la UCA durante el 2016 y por si fuera poco, es el mejor promedio entre las universidades del Consejo Nacional de Universidades (CNU) al que pertenece la UCA junto con nueve universidades más a nivel nacional.

Es originaria de la ciudad de Masaya, bachiller del Colegio Bautista, está aprendiendo a tocar guitarra y un nuevo idioma, alemán, y aunque muchas personas podrían no creerlo, no se trata de una joven que invierte todo su tiempo libre en estudiar, es más, en sus propias palabras “no se mata estudiando”.

En esta entrevista nos comparte más sobre quién es ella y cómo logró alcanzar este promedio en una de las universidades de mayor prestigio en la región.

Existe como una idea preconcebida de los estudiantes con promedios como el tuyo, pero vos ¿Cómo te describís?

Sobre todo, soy totalmente normal. No es que me mato estudiando, pero sí que hago un plus esfuerzo para alcanzar esa distinción de la mejor estudiante, que fue algo que me tomó por sorpresa. Cristina es una chavala que le gusta aprender, es curiosa, le gusta preguntar y dar siempre lo mejor de sí.

Dentro de toda esa normalidad ¿Cómo lo lograste?

A veces podría pensarse que quien tiene un promedio alto es porque pasa todo el día matándose estudiando, pero en realidad no es así. Una de las cosas más normales que uno puede hacer es aprovechar bien su tiempo. Es decir, las cuatro o cinco horas que uno pasa en la universidad se debe estar enfocado en sus clases, en lo que te pueden enseñar tus docentes y tus compañeros.

Es muy normal también hacer ciertos sacrificios en las horas libres, como dejar de salir, porque tal vez hay que entregar algún proyecto. Ese tipo de decisiones al final son las que van sumando a tu aprendizaje y a los resultados numéricos.

¿Cuál es tu principal motivación para aprender?

En una pequeña parte es por la beca de excelencia académica que tengo. Pero, yo podría decir que ya tengo 80, puedo mantener la beca. Pero no. Lo importante es no pensar solo en la nota, sino dar lo mejor de sí. Y en gran parte es porque deseo entregar un buen trabajo, porque si te asignan algo no es solo hacerlo por cumplir, sino, hacer un buen trabajo y demostrar un buen desempeño.

¿Es un mérito exclusivamente tuyo?

Por supuesto que no. Creo que en primer lugar se lo debo a Dios, que me da la fortaleza para hacer lo que hago. Después a mis padres, mi familia, mi hermano, que siempre están allí al pendiente, hasta para decirme “No Cris, vas a salir y no vas a estudiar para mañana” (Ríe). Con ese tipo de recordatorios y decisiones que me ayudan a tomar, creo que sí han sido esenciales para este logro.

También se debe al fomento de mis profesores desde primaria y secundaria, quienes siempre me inculcaron el deseo de aprender, obtener buenos resultados, no sólo numéricamente, sino también en lo académico y a nivel personal.

¿Qué pensás cuando ves tus altas calificaciones y valoras la vida desde todos sus puntos de vista posibles?

Lo primero que pienso es que ser la mejor estudiantes podría darme buenas oportunidades para seguir estudiando, quizá con una beca en el extranjero, o bien podría darme oportunidades laborales, pero también podría que no. Lo que estoy aprendiendo es que el éxito en la vida no lo definen, al menos no totalmente, tus calificaciones. Va más allá, depende de la inteligencia en que enfrentés los retos de la vida, de tu día a día, de las buenas o no tan buenas decisiones que tomés en el camino, de las personas a quien permitas entrar en tu vida y de la fuerza que tengás para cumplir tus deseos y metas. No creo que nadie tenga un 100% en la vida.

¿Cuáles son tus planes de vida para este año?

Ingresar al voluntariado social de la UCA, alcanzar un nivel básico en alemán, mantener un estilo de vida saludable y tratar siempre de dar lo mejor de mí en las clases.

 

 

Primera temporada de Innovación

El Centro de Innovación Abierta de la Universidad Centroamericana (UCA) ya está listo para dar inicio a finales del mes de agosto con su primera temporada de innovación, en la que estudiantes de diferentes carreras de pregrado de esta Alma Mater y de las diferentes universidades de Nicaragua, podrán involucrase con casos reales de empresas, gobierno local, sector educativo, medios de comunicación y demás agentes empresariales. Este Centro pretende sumar ideas de personas comprometidas que buscan soluciones a los retos actuales del país.

Además el centro les ofrece a los universitarios la oportunidad de participar en jornadas de co-creación, realizar prácticas pre profesionales y encuentros formativos en pregrado y posgrado.

La temporada de Innovación dura 12 semanas, período donde se pretenden promover y desarrollar competencias didácticas, co-crear valor conjuntamente para beneficiar a las empresas, universitarios, innovadores y mentores y promover un ecosistema de innovación en la universidad mediante la metodología de innovación abierta.

La dinámica para el desarrollo de la Temporada de Innovación, inicia con propuestas reales de problemáticas empresariales, un equipo de estudiantes conformado de manera multidisciplinaria se reúnen con mentores, investigadores y docentes que trabajan conjuntamente durante las 12 semanas en el que elaboran avances para obtener soluciones en demos o prototipos que se traduce en nueva tecnología, procesos, diseños, modelos de negocios, entre otros” explicó Evelyng Martínez, Coordinadora del Centro de Innovación Abierta UCA.

La participación de los universitarios estará determinada por un proceso de selección, el estudiante debe completar un formulario en línea, presentar su CV para conocer su perfil académico, redactar una carta de intención donde justifique porque desea formar parte del equipo innovación, se realiza una preselección de universitarios y convoca a una entrevista, posteriormente el comité selecciona a los participantes de la I Temporada de Innovación.

Durante la temporada se trabajará con cinco desafíos de medios de comunicación, 10 facilitadores y 50 estudiantes, con el fin de co-crear valor a la sociedad a través del modelo de innovación abierta para Nicaragua.

Con esta primera temporada el Centro de Innovación Abierta, se pretende abrir las puertas a todas las mentes creativas y fomentar en los participantes un espíritu innovador” destacó Martínez

 

 

Estudiantes colaboran con artesanos en Masaya

En un año Cristhian Munguía, María Núñez, Elvir Somarriba, Luis Villavir y Karla Marenco, estudiantes de tercer año de Contaduría Pública y Auditoría de la Universidad Centroamericana (UCA) aprendieron a hacer hamacas, esta oportunidad la tuvieron mientras colaboraban en el Taller de Hamacas El Artesano, gracias al Servicio Social implementado en todas las carreras de la UCA.

El taller, ubicado en Masaya, es propiedad de Manuel Espinoza, a quien ayudaron poniendo en práctica los conocimientos adquiridos en las aulas. A pesar de que en el lugar prevalece el conocimiento empírico, ahora esta PYME puede crecer como empresa y ser más rentable al generar mayor utilidad en los productos que ofrecen. Así lo percibió este grupo de estudiantes.

En la UCA, las carreras de Finanzas y Contaduría Pública y Auditoría son las únicas que desarrollan su servicio social en un año, en el cual aplican el modelo aprender-haciendo cuando “aprenden el oficio brindado el servicio”, explicó Ruth Orozco, encargada del servicio social de Contabilidad y Finanzas en la UCA.

Los(as) estudiantes, pusieron en práctica de forma paralela los conocimientos adquiridos en las asignaturas Contabilidad de Costos I el segundo cuatrimestre del año pasado, continuaron en Contabilidad de costos II y recientemente concluyeron en la asignatura Laboratorio de Costos durante el primer cuatrimestre del 2017.

“Me ayudaron a hacer inventarios, libros de salida y entrada, costos de materiales, poner precios, utilidad…”, compartió Manuel Espinoza, propietario del taller de hamacas.

Para este grupo de estudiantes, la experiencia ha sido muy positiva, puesto que les ha permitido además de llevar los conocimientos a la práctica, conocer la realidad de las PYMES y ayudar al socio comunitario a llevar un mejor control de todas sus transacciones.

“Me parece muy bueno que la UCA mande al campo a sus estudiantes, que se relacionen con personas que somos de una entrada económica media y que tengan ese deseo de ayudar”, expresó el propietario de Hamacas El Artesano.

 

 

Violencia, Masculinidad y Discapacidad

Los hombres con discapacidad, aunque luchan por ganar espacios más igualitarios, en el tema de igualdad de género, muchos de ellos, reproducen el patrón machista que genera desigualdad hacia las mujeres. Esta es una de las conclusiones que la MSc. Ana Isabel Espinoza enfatizó en su tesis de la Maestría en Perspectivas de Género y Desarrollo de la Universidad Centroamericana (UCA).

Su tesis, La vivencia y efectos de la masculinidad en hombres y mujeres con discapacidad del municipio de Masaya, la desarrolló con miembros de la FRATER, una organización que acompaña a las personas con discapacidad en su condición. En esta entrevista la investigadora Espinoza nos comparte algunos de sus resultados.

En su investigación aborda algunos modelos de masculinidad ¿en cuál ha identificado a los hombres con discapacidad?

En mi investigación encontré que estos hombres discapacitados ejercen una masculinidad subordinada, ya que están en una subordinación social por su condición física, pero aun así no asumen la lucha en contra de la violencia hacia las mujeres, sino que más bien la reproducen. Aquí hay una contradicción: luchan contra las desigualdades, pero las reproducen, y peor aún: no lo reconocen.

¿De qué manera siguen reproduciendo esas desigualdades?

De acuerdo con las mujeres discapacitadas, quienes casualmente están bastante involucradas con el Colectivo de Mujeres de Masaya, es decir, que algunas de ellas son sujetas de derechos y otras no; ellas identifican que los hombres ejercen micromachismos.

A partir de las entrevistas se identificó que ejercen violencia verbal, psicológica al menospreciar la labor de la mujer o su sexo simplemente, se presentan como gobernadores de la familia solo porque la Biblia lo dice, etc. Lo interesante que se descubrió es que la mayoría de estos hombres practican una violencia bastante parecida a aquellos que no poseen discapacidad.

¿Por qué actúan de esa manera?

Esto sucede porque durante la superación del duelo de discapacidad, de la pérdida de un miembro de su cuerpo y mientras se van reconociendo como hombres con discapacidad, siempre están presente esos mandatos sociales que te dicen cómo debe ser un hombre.

Ellos sienten la necesidad de validarse como hombres ante otros hombres, presentándose como alguien superior a la mujer, sintiéndose con el derecho de descalificar a la mujer y de esta manera mantener sus privilegios patriarcales.

Comprendo de su investigación que no todas las mujeres reconocen esta situación de violencia ¿qué es lo que pasa?

Muchas mujeres han alcanzado un grado de liderazgo dentro de la misma organización, perteneciendo al comité, por ejemplo, y preferían evitar la confrontación con ellos. Algunas de ellas sí habían sido capaces de dejar a sus parejas, quienes en algunos casos eran hombres sin discapacidad y no sentían temor de no encontrar a alguien más pese a su condición de discapacidad y al hecho de que ya no podían tener hijos. Sin embargo, había otras que seguían soportando esa violencia, precisamente, por esas mismas razones, por ese mismo temor de estar sola. Las que sí identifican esta violencia y la denuncian es porque han pasado otros procesos que han permeado en ellas y las han empoderado de sus derechos.