UCA e IBERO publican investigación sobre prácticas docentes
06 de septiembre, 2017

Desde el 2015 la Universidad Centroamericana (UCA) en conjunto con la Universidad Iberoamericana de México está haciendo esfuerzos colegiados por mejorar sus programas de formación docente, compartiendo experiencias y recursos. Esto dio pie a la publicación de la investigación “Análisis de las prácticas docentes: Estado del conocimiento en DOAJ y ABSCO 2006-2016”.

La investigación intenta responder a cuál es el conocimiento generado por el análisis de la práctica docente a partir de las investigaciones educativas de los últimos años disponibles en dos bases robustas de datos de acceso sin costo: el Directorio de Revistas de Acceso Abierto (DOAJ) y el Elton B. Stephen Company (ABSCO). El análisis de la información agrupada por categorías fue de casi 40 investigaciones.

La MSc. María Luisa Miranda, Directora de Formación y Desarrollo Académico de la UCA, quien es una de las autoras de la investigación, destaca que el diseño del proyecto es de una investigación de largo aliento. La primera etapa consistía en recopilar datos sobre lo que se ha investigado a nivel internacional alrededor de la práctica docente, la investigación que ya fue publicada en la CPU-e, Revista de Investigación Educativa 25 (Ver en: http://revistas.uv.mx/index.php/cpue/article/view/2710/pdf_23) es la segunda etapa.

En este proceso se hizo evidente que las prácticas docentes descritas por las investigaciones analizadas que no tienen fines evaluativos o de identificación del impacto, prevalecen y son en su mayoría prácticas tradicionales. Además señala que existen brechas significativas entre las prácticas declaradas por los docentes y las reales.

“La práctica docente tiene un fuerte componente contextual: Políticas públicas educativas o políticas, fines o programas institucionales”, dice la investigadora.

La tercera etapa del proyecto consistirá en acompañar y documentar el proceso de formación de un grupo de docentes para poder analizar los resultados y el impacto que este tiene en sus prácticas.

Mujeres más vulnerables ante desastres y cambio climático

Las mujeres rurales son quienes experimentan más de cerca las consecuencias de los desastres naturales. Esta es una de las conclusiones a las que llegó la investigación realizada por el Instituto de Investigación y Desarrollo (Nitlapan) de la Universidad Centroamericana (UCA) en dos zonas del Corredor Seco de Nicaragua.

La investigación fue realizada en comunidades de Ciudad Darío en el marco del proyecto que la UCA desarrolló con la Cooperación Suiza para el Desarrollo y con esta se buscaba tener un acercamiento a las implicaciones de género en la Reducción de Riesgo de Desastres y Adaptación al Cambio Climático para contribuir a reducir las brechas de género en estas regiones.

Para la especialista Silvia Martínez, investigadora de Nitlapan, en estas zonas del país hay una brecha en términos de acceso a la información y esto determina qué las mujeres pueden o no responder ante los desastres. Algunas desconocen dónde tienen que acudir y qué deben hacer.

“En muchos de los casos los hombres deben emigrar después de estas situaciones y las mujeres y niños quedan vulnerables a enfermedades, hambruna y otros peligros”, explica.

De acuerdo a la especialista estas situaciones adversas ponen a las mujeres ante dos escenarios, o se empoderan para sacar a sus familias adelante o se desarrolla una situación de mayor vulnerabilidad que puede llevarlas al aislamiento y la exclusión por no tener apoyo para tomar decisiones.

Actualmente la mayor participación de las mujeres en estas zonas está en la escuela y en las iglesias.

Martínez considera que el estudio evidencia la necesidad de incluir más a las mujeres en estos procesos de capacitación y llegar hasta las estructuras donde estas se desarrollan para que las comunidades estén preparadas de forma más integral ante los desastres y la adaptación al cambio climático.

Nicaragua necesita gestión sostenible de la tierra

 

En este contexto el Instituto de Investigación y Desarrollo (Nitlapan) de la Universidad Centroamericana (UCA) realizó un monitoreo sobre los procesos de compra y venta en áreas rurales de Estelí y Jinotega, Matagalpa, Río Blanco y El Castillo- Río San Juan, que además buscaba indagar sobre las áreas específicas en las que se está dando este proceso.

Los resultados de la investigación “Mercados de Tierra en Áreas Rurales de Nicaragua”, realizada por la Msc. Carmen Collado, investigadora de Nitlapan, dejan claro que una de las principales razones por las que existe un mercado de tierra predominante en las zonas rurales del país es que el 55.56% de los vendedores de tierra lo hacen como un mecanismo de capitalización, ya sea para comprar más tierras en otro lugar a menor costo o bien comprar ganado.

A su vez las empresas aparecen como un factor relevante en la concentración de la tierra y destrucción ambiental, además, que ese sector productivo es el que posee un mayor porcentaje de suelos bajo compras a menor precio.

En 2015 en esos cuatro territorios se registraron 1,738.5 manzanas de tierra vendidas. De estas el 74.35% de quienes venden son hombres y un 87.96% de las personas que compran también. El mismo monitoreo reveló que tan solo 13 mujeres compraron un total de 142 mz, en cambio 30 mujeres vendieron 459.50 mz de tierra. Collado, visualiza las desigualdades de género en compra y venta como un problema estructural de Nicaragua.

“Nosotros creemos que las desigualdades son históricas en Nicaragua solo un 18% de mujeres de las zonas rurales son dueñas de sus tierras, por ende no es extraño que los hombres predominen, ellos son quienes tienen los documentos legales”, comentó.

Esfuerzo conjunto

Desde 2014 se están reuniendo esfuerzos entre diversas organizaciones que han dado lugar a la implementación de la Estrategia Nacional de Involucramiento para contribuir a la gestión sostenible de la tierra en Nicaragua y el fortalecimiento de la agricultura familiar.

Parte de esta estrategia es la investigación realizada, en la que se visibilizan la activa compra-venta en áreas rurales y las desigualdades en acceso. Con este material se espera que surjan nuevas mediadas de políticas públicas que incidan de una vez a la democratización de la tierra.

“Nuestro trabajo y esfuerzo continuará enmarcándose dentro de las línea estratégica de investigación sobre desarrollo territorial, cambio climático y seguridad alimentaria, estamos buscando otras perspectivas para este monitoreo”, dijo Collado.

Acceso a tierra limita a mujeres rurales

El último Censo Nacional Agropecuario realizado en Nicaragua en 2011 detalla que solo el 22 por ciento de las mujeres tiene acceso a la tierra. Esta realidad, visible en las zonas rurales del país, donde la agricultura es la principal fuente de ingreso, limita las oportunidades de las mujeres de conseguir el desarrollo de sus familias y sus comunidades.

Con el objetivo de aportar argumentos sobre la capacidad de negociación y gestión de la tierra por parte de mujeres, Yuri Mrín y Marlon Howking, parte del equipo de investigación del Instituto de Investigación y Desarrollo de la Universidad Centroamericana (UCA) realizaron la investigación “El acceso a la tierra a través de compra: la experiencia de Trocaire y organizaciones socias con familias rurales en Nicaragua” en las zonas de La Dalia, Quilalí, Jalapa y Palacagüina.

“El proyecto empezó a funcionar en 2015 y fueron 46 mujeres beneficiadas. Antes de esto ellas accedían a la tierra por alquiler o mediería, porque aunque sus padres tenían tierras ellas no podían acceder a estas como dueñas por ser mujeres”, dice Marlon Howking, investigador de Nitlapan.

Por medio de este estudio se evidencia que cuando las mujeres rurales tienen acceso a tierra pueden salir del círculo de la pobreza, sin embargo no es suficiente, puesto que se les debe capacitar sobre tecnologías, cambio climático y sobre la generación de ingresos diversificados, además de ayudarles a desarrollar el proceso de comercialización para mejorar los precios de los productos que cosechan.

De acuerdo a Howking, con esta investigación pretenden incidir en la opinión pública y en los tomadores de decisión en el marco de la Ley 717, La ley 717 (Ley Creadora del Fondo para Compra de Tierras con Equidad de Género para Mujeres Rurales) que fue aprobada en mayo de 2010, acerca de las ventajas que implica para el país entregar tierras a las mujeres no solo por una cuestión de derechos humanos, sino por razones económicas y de seguridad alimentaria.

Mipymes de Nicaragua con problemas de acceso al crédito

Las micro, pequeñas y medianas empresas (Mipymes) representan más del 95% de las empresas nicaragüenses, generan 73% de empleo privado y más del 40% del Producto Interno Bruto. A pesar de su relevancia para la economía del país, estas se enfrentan a diversas limitantes a la hora de acceder a crédito para hacer crecer a sus empresas.

Con el objetivo de evidenciar estos escenarios para aportar a los procesos de cambio, el MSc. David Alonso Zúniga Gaitán, egresado de la Maestría en Administración y Dirección de Empresas de la Universidad Centroamericana (UCA), presentó la investigación sobre “El acceso al crédito bancario para las Mipymes en Nicaragua, principales limitantes y recomendaciones para mejorar el acceso”.

En la investigación destacó el alto grado de informalidad y la falta de garantías necesarias para respaldar el financiamiento; las empresas formales (empresas adscritas a la DGI y al INSS) poseen mayor acceso al financiamiento con la banca local (10.8%) en comparación con las empresas informales (4.5%).

De acuerdo a Zúniga para solventar esta problemática es necesario que los pequeños y medianos empresarios tomen conciencia de los beneficios que conlleva suscribirse a las entidades regulatorias correspondientes, llevar registros y controles necesarios para poder tomar decisiones y brindar información acertada a las instituciones financieras para el análisis crediticio de las solicitudes.

“Estas empresas no se inscriben porque lo ven como un gasto adicional, y cuando los negocios son muy pequeños es difícil costear esas inversiones. En otros casos estas empresas no se formalizan ya que los entes reguladores no se los solicitan y esta falla entra dentro las falencias que poseen las instituciones del estado para desempeñar su función de fiscalizar y recaudar” explica Zúniga.

Para lograr un crecimiento sostenido y ser competitivas en el mercado, las Mipymes, y empresas en general necesitan realizar inversiones que les impacten directamente para mejorar la eficiencia, productividad, la capacidad de distribución y la presencia en el mercado donde se desenvuelven.

Es fundamental tomar en cuenta esta recomendación, ya que cuando una empresa no puede financiar su operatividad o los activos que brinden un impacto positivo en su desempeño, estará destinada a dejar de operar o a mantenerse sin desarrollo ni progreso alguno.

Adultos mayores en situación de riesgo

En mayo de 2010 la Asamblea Nacional de Nicaragua aprobó la Ley 72, Ley del Adulto Mayor, la cual restituye los derechos de un trato humanitario, respetuoso y digno a los (as) adultos (as) mayores por parte del Estado, el sector privado y la sociedad con el fin de resguardar la integridad física, moral y psíquica de las personas de la tercera edad.

A pesar de esto un diagnóstico realizado por la Msc. Dalila Rugama, investigadora y docente adjunta de la Universidad Centroamericana (UCA) demostró que en ciertos lugares de Nicaragua, especialmente en San Rafael del Sur, Managua, los(as) adultos mayores se encuentran en una situación de vulnerabilidad tanto social como económica.

La mayor parte de personas que pertenece a este grupo social no se sienten valoradas por los miembros de su familia o su comunidad, esto se debe a que socialmente no se le ha considerado como personas que pueden producir ingresos a sus familias.

En la etapa de entrevistas, adultos mayores indicaron el poco apoyo que reciben tanto por parte de la familia como la ayuda insuficiente del Estado para cumplir con sus necesidades básicas.

Otro de los grandes problemas encontrados durante este diagnóstico es la gran diferencia porcentual de las personas de la tercera edad que reciben pensión, los datos revelaron que un 21.50% de la población mayor en San Rafael del Sur tiene una pensión ordinaria, un 12.50% pensión reducida y 66% no recibe.

Ante esta dificultad la Unión Nacional de Adultos Mayores (UNAM), se ha dispuesto a trabajar como facilitadores y gestores de las adultos mayores que reciben o deberían recibir este beneficio, no obstante el apoyo que estas instituciones pueden brindar es mínimo.

Estos datos revelados por medio de la investigación fueron tomados como punto de partida para la Msc. Rugama quien ha estado desarrollando una propuesta de intervención para la inserción social de los(as) adultos mayores en el municipio de San Rafael del Sur, esta propuesta reúne los esfuerzos y voluntades de la academia para lograr capacitar a la sociedad.

“Al iniciar este trabajo no pensé encontrarme tantos testimonios de vivencias desafortunadas pero esto es una luz para nosotros quienes podemos trabajar en cuestión de visibilizar este problema social con un enfoque humanitario y deconstruir la cultura de abandono que venimos arrastrando como nicaragüenses”, comentó Rugama.

En su investigación, se reúne parte del diagnóstico, además su propuesta de acción en la que involucra a diversos actores sociales, entre ellos Estado, familia, academia, sector salud y otros, con el fin de sensibilizar el entorno de estas personas, promover el auto cuido, hacer valer los derechos de la ley 720, garantizar la inserción laboral y óptimas condiciones emocionales y físicas.

Complicidad masculina influye en violencia de género

La complicidad que hay entre los hombres, sus prácticas y comportamientos respecto al poder que ejercen sobre las mujeres permite que muchas estructuras del machismo se mantengan intactas. Las implicaciones de este fenómeno fueron objeto de estudio del Msc. Oscar Acuña, graduado de la Maestría en Perspectivas de Género y Desarrollo de la Universidad Centroamericana (UCA).

En su tesis, “La complicidad masculina y su influencia en la violencia contra las mujeres” (Ver en: http://www.uca.edu.ni/images/posgrado/2017/agosto2017/memoria-ix-encuentro-investigacion-posgrado-uca.pdf), Acuña destaca que la complicidad masculina, que no es más que acuerdos cooperativos que los hombres desarrollan con otros, aunque los lazos entre ambas personas no sean estrechos, de forma que ciertas conductas machistas se siguen reproduciendo sin generar reacciones.

En mi proceso de investigación yo quería saber que tanto están dispuestos los hombres a cambiar su forma de interactuar a partir de que se involucran en los espacios de reflexión”, comentó Acuña.

El trabajo lo realizó en conjunto a la Red de Masculinidades por la Igualdad de Género (REDMAS), quienes se enfocan en realizar actividades de análisis y reflexión con el fin de que hombres realicen una revisión de su identidad y adquieran conciencia sobre el daño que puede provocar a la sociedad al utilizar fundamentos machistas.

En la cotidianidad de las mujeres nicaragüenses existen distintos niveles de violencia a los que son sometidas de manera constante. Entre hombres no se cuestionan ni contradicen cuando hay actos violentos o de acoso, aun cuando han pasado por ciclos de formación y de reflexión”, dijo Acuña.

Por medio de los diálogos vivenciales compartidos con un grupo de hombres de la REDMAS, se encontró que hay una constante resistencia al cambio de los paradigmas sobre la masculinidad a pesar que ellos tienen voluntad de transformarse. Este proceso de cambios supone un reto enorme.

A este particular se refiere uno de los entrevistados de la REDMAS:

Es costoso, porque a los hombres nos han dado el mejor privilegio en la sociedad. Estamos en la punta de la pirámide, y estar ahí resulta muy confortable, porque si tenés varias parejas sabés que no te van a criticar y no tenés ningún problema. (Hombre joven, 32 años, Masaya)

La investigación sugiere considerar a la complicidad como un ejercicio de micromachismo dentro de la sociedad nicaragüense y es producto de una corriente histórica de desigualdades de género que debe ser transformada. La UCA ha facilitado espacios de formación e investigación para tratar distintos temas referidos a la violencia.

“Hemos trabajado en favor de aportar socialmente y falta mucho por hacer, mis recomendaciones es que en la medida que podamos nos sensibilicemos ante estas situaciones y seamos agentes de cambios”, refirió Acuña.

Mujeres del Caribe se embarcan en busca de oportunidades

Desde hace más de dos décadas el término Shipped out comenzó a hacerse popular en el Caribe del país. Si bien el nombre es poco conocido en el Pacífico, para los y las habitantes de Bluefields es parte de la dinámica de sus economías. Esta forma de migración laboral temporal internacional se ha convertido en una respuesta para muchas mujeres jóvenes de la zona quienes se embarcan en busca de una oportunidad para mejorar sus economías y las de sus familias.

Una investigación realizada por la MSc. Shakira Simmons, egresada de la Maestría en Perspectivas de Género y Desarrollo de la Universidad Centroamericana (UCA), revela desde un análisis interseccional y desde una perspectiva feminista, como es esta modalidad de empleo, sus características, condiciones, las motivaciones y aspiraciones de las mujeres quienes en su afán de mejorar sus condiciones y las de sus familias literalmente “se embarcan” en total desprotección a una dinámica laboral que afecta multidimensionalmente su vida, la de su familia y su comunidad.

“Las mujeres jóvenes afrodescencientes que trabajan en esta modalidad lo hacen porque consideran que en Bluefields y en la región es una de las pocas opciones para acceder al mercado laboral”, dice Simmons.

De acuerdo con las entrevistas realizadas por Simmons para la investigación las mujeres que trabajan “shipped out” están expuestas a peligrosas situaciones que van desde la desprotección de sus derechos laborales hasta ser víctimas de acoso y abuso sexual.

Simmons destaca que a pesar de que muchas de estas mujeres tienen preparación se les coloca en trabajos que requieren de fuerza y de esfuerzo físico. Esta forma de distribuir las tareas en los barcos, responde a formas particulares de posicionar a las afrodescendientes, y son tareas que comparten con otras mujeres y hombres racializadas(os).

De acuerdo con la investigadora, su trabajo da pie a la necesidad de seguir conociendo más sobre este tema, puesto que actualmente se desconoce cuántas personas del Caribe trabajan bajo esta modalidad, y sobre todo las condiciones en las que se embarcan sin conocer más sobre sus derechos laborales dentro de las embarcaciones, estando en mayor desventaja las mujeres afrodescendientes.

El paisaje de la migración en nuestra región

La perspectiva de Marcela Ibarra, experta en migración de la IBERO, Puebla -México

Docente e investigadora, Marcela Ibarra se ha pronunciado en el tema de las migraciones con una voz de académica y muy comprometida con la causa. Desde su experiencia, como estudiosa en el tema, el panorama migratorio de América Latina no se vislumbra mejor que ahora. En este contexto, suma una cuota de responsabilidad a las universidades jesuitas. Ibarra visitó la UCA en ocasión del IX Encuentro de Investigación de Posgrado en el que fue la panelista central.

¿Cómo realmente las migraciones aportan a un cambio en el paisaje?

Las migraciones sobre todo por los contextos en los que se dan, significan para los migrantes una ruptura siempre más o menos dolorosa con su lugar de origen, su familia y lo conocido con lo inmediato. Ver de esta manera al migrante nos sitúa a ver distinto el proceso que están pasando y entender que esos otros que son distintos y que llegan o transitan por otro país traen una historia detrás con muchas cosas que aportar y que sin lugar a dudas aportan a su entorno más próximo.

¿Cómo transforman positivamente?

Primero porque llevan una cultura muy rica y que llega a otros países donde aportan sus valores, tradiciones y el trabajo. Los migrantes llegan con muchas ganas de trabajar y se ve en Estados Unidos donde la base de su economía es de México para abajo. De alguna manera este esquema les permite controlar la inflación porque estos migrantes reciben mucho menos que el salario mínimo, muchos acceden a créditos para comprar propiedades con ello también hace que circule la economía. Este modelo hace que circule el dinero a Estados Unidos, lo que regresa a sus países como remesas es una parte. Los migrantes mueven la economía no sólo de sus lugares de origen sino de los lugares donde llegan.

¿Se trata de aportes culturales?

Hay que entender a los migrantes en este contexto, primero en esta ruptura que tienen y en el proceso de dejar atrás lo que conocen, cierta historia o parte de su historia y luego entender que la migración es un proceso que no solamente trae esta ruptura, sino también que trae innovación, enriquecimiento y en ese sentido entender que son necesario regímenes de migración con apertura de fronteras de hospitalidad y solidaridad de recepción de los migrantes.

En este sentido ¿es una cuestión cultural o política?

Es una cuestión política y de Estado porque curiosamente hay todo un sentido de hospitalidad popular en los pueblos y comunidades que surge probablemente de esta matriz religiosa católica que tenemos donde el otro recibe la acogida siendo un extranjero y hay toda una hospitalidad popular en las comunidades de base, las pastorales de las iglesias, etc. Yo diría que toda la filosofía que hay del Estado Nación lo que hace es excluir al otro. El que no está dentro del Estado Nación, el que no es ciudadano, entonces queda fuera.

La migración está presente en las historias de América Latina ¿Esto nos vuelve más parecidos o marca más nuestras diferencias?

Tratar de mirar el contexto histórico de nuestros países y la migración como algo común nos debería de acercar. Todo el continente americano está presenciando flujos migratorios y aunque por cuestiones económicas, principalmente, también es por cuestiones de violencia. Ambas condiciones tienen que ver con el modelo económico que prevalece a nivel global. El capitalismo neoliberal que genera exclusión y que expulsa a sus poblaciones es algo común que tenemos en el mundo y muy particularmente en nuestro continente. Hay una injerencia clara del modelo capitalista a través de las políticas intervencionistas de Estados Unidos que han ido generando quiebres dentro de nuestros países. Que han generado procesos de violencia que justamente son los que están expulsando ahora a la gran mayoría de la población de Centroamérica hacia Estados Unidos pasando por México.

Su explicación responsabiliza en gran medida al Estado.

El Estado debe ser el principal promotor de evitar la migración o de mejorar sus condiciones o en otro panorama generar modelos de convivencia para las migraciones, para que tampoco haya estos modelos restrictivos y de criminalización de las migraciones y de cierre de fronteras.

¿Cree que la academia tiene una cuota de responsabilidad?

Creo que cada espacio educativo vive de manera distinta la realidad de la migración. Como universidad jesuita tenemos una gran responsabilidad por nuestra propia mística jesuita, el estar al lado de los más desfavorecidos. Desde cada disciplina de forma creativa se debe desarrollar el diálogo para entender y escuchar qué es lo que está sucediendo y ver cómo podemos actuar.

Para nuestras universidades jesuitas el desafío parece aún mayor.

Por supuesto, porque el desafío también está en formar a los estudiantes sensibles a estos temas.

La migración es un fenómeno que va cambiando, no siempre ha tenido la misma dinámica. ¿Cómo la ve al menos en una década más?

Depende de las condiciones que van cambiando en el contexto de los países de origen. Las situaciones de violencia son cada vez más evidentes y también están generando nuevas oleadas de migrantes. La crisis de ver a tantos niños, solos, cruzando la frontera. Por supuesto los propios conflictos que cada país tiene. Sumado a ello el calentamiento global y todos los problemas ambientales que trae consigo están empezando a generar nuevos flujos de migraciones. En una década yo veo el panorama mucho más grave.

¿Particularmente México, su país, está preparado para este paisaje que lo amenaza?

Para nada. México no está listo en ningún tema migratorio. No hay ningún programa integral para recibir a los deportados. Por supuesto que sí hay políticas escritas, pero no hay una política migratoria que realmente apoye estos procesos.