Cristina López, el sello de excelencia universitaria de la UCA

Obtener un 99.92% de índice académico no es algo que logre la mayoría, es casi una calificación perfecta. En la UCA lo logró Cristina López, estudiante de segundo año de Marketing. Su casi perfecta calificación la ubica como la mejor estudiante de la UCA durante el 2016 y por si fuera poco, es el mejor promedio entre las universidades del Consejo Nacional de Universidades (CNU) al que pertenece la UCA junto con nueve universidades más a nivel nacional.

Es originaria de la ciudad de Masaya, bachiller del Colegio Bautista, está aprendiendo a tocar guitarra y un nuevo idioma, alemán, y aunque muchas personas podrían no creerlo, no se trata de una joven que invierte todo su tiempo libre en estudiar, es más, en sus propias palabras “no se mata estudiando”.

En esta entrevista nos comparte más sobre quién es ella y cómo logró alcanzar este promedio en una de las universidades de mayor prestigio en la región.

Existe como una idea preconcebida de los estudiantes con promedios como el tuyo, pero vos ¿Cómo te describís?

Sobre todo, soy totalmente normal. No es que me mato estudiando, pero sí que hago un plus esfuerzo para alcanzar esa distinción de la mejor estudiante, que fue algo que me tomó por sorpresa. Cristina es una chavala que le gusta aprender, es curiosa, le gusta preguntar y dar siempre lo mejor de sí.

Dentro de toda esa normalidad ¿Cómo lo lograste?

A veces podría pensarse que quien tiene un promedio alto es porque pasa todo el día matándose estudiando, pero en realidad no es así. Una de las cosas más normales que uno puede hacer es aprovechar bien su tiempo. Es decir, las cuatro o cinco horas que uno pasa en la universidad se debe estar enfocado en sus clases, en lo que te pueden enseñar tus docentes y tus compañeros.

Es muy normal también hacer ciertos sacrificios en las horas libres, como dejar de salir, porque tal vez hay que entregar algún proyecto. Ese tipo de decisiones al final son las que van sumando a tu aprendizaje y a los resultados numéricos.

¿Cuál es tu principal motivación para aprender?

En una pequeña parte es por la beca de excelencia académica que tengo. Pero, yo podría decir que ya tengo 80, puedo mantener la beca. Pero no. Lo importante es no pensar solo en la nota, sino dar lo mejor de sí. Y en gran parte es porque deseo entregar un buen trabajo, porque si te asignan algo no es solo hacerlo por cumplir, sino, hacer un buen trabajo y demostrar un buen desempeño.

¿Es un mérito exclusivamente tuyo?

Por supuesto que no. Creo que en primer lugar se lo debo a Dios, que me da la fortaleza para hacer lo que hago. Después a mis padres, mi familia, mi hermano, que siempre están allí al pendiente, hasta para decirme “No Cris, vas a salir y no vas a estudiar para mañana” (Ríe). Con ese tipo de recordatorios y decisiones que me ayudan a tomar, creo que sí han sido esenciales para este logro.

También se debe al fomento de mis profesores desde primaria y secundaria, quienes siempre me inculcaron el deseo de aprender, obtener buenos resultados, no sólo numéricamente, sino también en lo académico y a nivel personal.

¿Qué pensás cuando ves tus altas calificaciones y valoras la vida desde todos sus puntos de vista posibles?

Lo primero que pienso es que ser la mejor estudiantes podría darme buenas oportunidades para seguir estudiando, quizá con una beca en el extranjero, o bien podría darme oportunidades laborales, pero también podría que no. Lo que estoy aprendiendo es que el éxito en la vida no lo definen, al menos no totalmente, tus calificaciones. Va más allá, depende de la inteligencia en que enfrentés los retos de la vida, de tu día a día, de las buenas o no tan buenas decisiones que tomés en el camino, de las personas a quien permitas entrar en tu vida y de la fuerza que tengás para cumplir tus deseos y metas. No creo que nadie tenga un 100% en la vida.

¿Cuáles son tus planes de vida para este año?

Ingresar al voluntariado social de la UCA, alcanzar un nivel básico en alemán, mantener un estilo de vida saludable y tratar siempre de dar lo mejor de mí en las clases.