Un camino que apunta al estudio de género, interculturalidad y enfoque humanista

La Universidad Centroamericana (UCA) se plantea en su Plan Estratégico 2016-2020 como uno de sus ejes transversales la equidad de género. En el 2016, varias carreras de la Facultad de Humanidades y Comunicación se encontraban en transformación o en adecuación curricular. Estaba entonces el desafío de avanzar con esos procesos integrando la Formación humanista; Dimensión internacional; Investigación, Responsabilidad y compromiso social ambiental; y Formación científico-técnica.

Dada la vinculación entre la formación humanista y la propuesta académica de la Facultad de Humanidades y Comunicación, se consideró trabajar con más fuerza en ese enfoque, el cual incluye el análisis de género y de interculturalidad.

La Dra. Fernanda Soto, Decana de la FHyC apunta a que durante el proceso de integración de estos enfoques en la Facultad se hicieron tres grandes propuestas: Reconocer que los tres enfoques (humanismo, género e interculturalidad) están vinculados; Ir más allá de brindar clases de género para abordar “temas de género” y proponer una metodología de trabajo participativa y basada en el dialogo.

El proceso de integración de estos tres enfoques nos mostró que no podemos hablar de género sin hablar de otros experiencias que marcan nuestra vida y nuestro actuar. Nuestra experiencia como hombres y como mujeres es inseparable de nuestra experiencia de clase, racial, religiosa, etaria, sexual”, indica.

Por medio del diálogo, las(os) estudiantes tienen la oportunidad de identificar, cómo todos(as) reproducimos relaciones desiguales.

Lenoska Ingram, docente de Introducción a estudios de género, considera que esta metodología permite abordar el tema de forma transversal en carreras que tradicionalmente no se asocian con este.

La idea es que se cuestionen muchos paradigmas que vienen desde la construcción social y que tienen que ver con varios agentes como la escuela, la religión, la familia y que lo relacionen con su entorno personal, pero también profesional”, comenta Ingram.

Un mundo más justo

Para la Dra. Soto, lograr la construcción de justicia social implica cambiar los esquemas desiguales, proponer otras formas de relacionarnos y de actuar. “Reconocer que somos diferentes pero que eso no implica que unos(as) merezcan más que otros(as), eso nos acerca más a cumplir nuestra misión de contribuir a la construcción de una sociedad justa, critica, inclusiva y comprometida con el bien común”.

En este sentido, María Teresa Blandón, docente de la Maestría en Perspectivas de Género y Desarrollo, considera que el acercamiento a la temática permite sensibilizar a los profesionales de las distintas disciplinas acerca de la importancia de incorporar en su quehacer docente e investigativo una perspectiva de género que pueda dar luces sobre los problemas que enfrentan particularmente las mujeres de los grupos más discriminados.

Esta generación de conocimiento es necesaria para que se pueda incidir en el espacio público y en la toma de decisiones”, dice Blandón.