Se realiza XIII Encuentro de Universidades Jesuitas Centroamericanas

13 de marzo del 2015

La promoción de la justicia en las Universidades de la Compañía de Jesús es uno de los pilares principales de la formación académica que ofrecen. Reflexionar sobre este compromiso y valorar cómo sus esfuerzos se han concretado en la realidad fue parte del desarrollo del XIII Encuentro de Universidades Jesuitas Centroamericanas, realizado el 12 y 13 de marzo, en el campus de la Universidad Centroamericana (UCA) de Nicaragua.

“Aulas detrás del pizarrón”, de la UCA de Nicaragua, “El Bufete móvil”, de la Universidad Rafael Landívar de Guatemala y el proyecto “Niñez sin límites. Un camino sin barreras”, de la Universidad Centroamericana “José Simeón Cañas”, de El Salvador, fueron las tres buenas prácticas de Responsabilidad Social Académica (RSA), a través de las cuales se mostraron evidencias del trabajo de vinculación con la sociedad que desarrollan estas tres universidades hermanas.

En el caso de la UCA de Nicaragua, 32 estudiantes de la carrera de Arquitectura participaron en una práctica de formación, que tenía por objetivo que los estudiantes establecieran contacto con la realidad social de familias nicaragüenses que habitan en asentamientos espontáneos, en situaciones vulnerables. Las y los estudiantes realizaron entrevistas con los líderes barriales para conocer cuál era la situación en la que habitaban, desde su perspectiva.

El trabajo contó con el apoyo de la organización internacional Techo Nicaragua y permitió profundizar en el problema y brindar instrumentos a la población, con los que puedan realizar su autogestión para mejora de la calidad de vida. Lo más importante de este ejercicio, es que los jóvenes confrontaron lo aprendido en las aulas con la realidad, ya que aporta a que se sensibilicen y se motiven a hacer un cambio posible, dice la Arquitecta María Pares, integrante del proyecto.

Para la UCA de El Salvador, la necesidad de un censo municipal en Nuevo Cuscatlán, que orientara a la formulación de intervenciones dirigidas a contribuir con el desarrollo y la participación de la niñez con discapacidad, formó parte de las prácticas comunitarias en la que participó un grupo de estudiantes de la carrera de Psicología. De acuerdo con los resultados obtenidos derivó en la formulación de acuerdos de trabajo en conjunto con otros actores del municipio.

En el caso de la Universidad Rafael Landívar, a fin de facilitar conocimientos sobre sus valores, actitudes y comportamientos inherentes al respeto y derechos humanos a las y los pobladores de diversas escuelas del sector público, entidades no gubernamentales y comunidades urbanas y rurales de Guatemala, desarrolló el proyecto “Bufete Móvil”, en el que participaron estudiantes de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de esa casa de estudios.

Estas tres prácticas son ejemplos claves de cómo estas universidades hermanas han trasladado el discurso a la práctica, beneficiando a niños, niñas, mujeres y familias en situación de mayor vulnerabilidad.

Las conferencias de dicho Encuentro se basaron en el documento de “La Promoción de la Justicia en las Universidades de la Compañía de Jesús”, cuya finalidad es ayudar a las universidades a profundizar su compromiso por la justicia y generar debate en claustros, equipos de trabajo, direcciones y consejos universitarios.