Directora de Posgrado UCA: “Se requiere de políticas de Estado para fomentar la investigación en posgrado”

09 de septiembre del 2014

La MSc. Sandra Ruiz es directora de Posgrado y Formación Continua de la Universidad Centroamericana (UCA). Ella concuerda con las tendencias internacionales de que los posgrados están dados para la investigación, pero también aclara que en Nicaragua esto requiere de mucha inversión por parte del Estado para asignar un fondo de becas a estudiantes que dediquen mayor tiempo a la investigación que necesita el país. De ahí, la importancia estratégica que tienen los programas de doctorado, de los cuales la UCA presenta el programa de doctorado en Cuestiones Actuales del Derecho y el programa de doctorado en Ciencias Sociales y Humanas.

La UCA tiene 20 años de ofrecer formación posgradual. ¿Cómo ha hecho para incluir la investigación dentro de sus programas, sin tener políticas públicas que respaldan esta educación de tercer nivel?

Desde las universidades jesuitas de Centroamérica nos interesa dar respuesta a las necesidades que tiene la región. La mayoría de los programas de posgrado tienen un corte profesionalizante- programas adaptados a personas que estudian y trabajan-. En tal sentido, las investigaciones se promueven para solucionar problemas locales, nacionales y regionales, así como, para fortalecer en conocimientos, habilidades técnicas y tecnológicas, vinculadas con el campo profesional de las distintas disciplinas y campos del conocimiento de los programas de posgrado.

En este sentido, ¿cómo responde la UCA a esa demanda de personas para acceder a estos programas?

La Universidad tiene una política financiera de autosostenibilidad en todos los programas de posgrados. Como parte de la responsabilidad social de la Universidad, se provisiona un fondo para becas de maestrías, especializaciones y doctorados.

La UCA invierte más de 20 mil dólares anuales en el programa de becas y cuando los organismos internacionales, entidades no gubernamentales o gubernamentales, colaboran aportando recursos económicos, se dispone de una mayor cobertura en la asignación de las becas. Para aplicar a estos fondos se debe cumplir con los requisitos de ingreso del programa de posgrado.

En el año tenemos una oferta de 15 a 18 programas que están vigentes y que cuentan con este beneficio.

¿Qué hace diferente a la oferta académica de la UCA respecto a otros programas?

Nuestra forma interdisciplinaria, diversificada, que atiende numerosas problemáticas. Una cultura de evaluación permanente con planes de mejora; la incorporación de indicadores de calidad en los planes y procesos académicos. El fortalecimiento de la dimensión de investigación a través de líneas de investigación, la investigación formativa y el acompañamiento a los trabajos finales.

Buscamos nutrirnos de las tendencias internacionales del posgrado en las que se concibe a la investigación como un eje estratégico para el desarrollo humano, en tal sentido, tenemos encuentros anuales de investigación de posgrado desde hace seis años, en donde se presentan investigaciones de calidad y de impacto en la sociedad. La investigación se ha convertido en un referente constante de reflexión y buscamos que se incorpore con la mayor calidad, cientificidad y con métodos apropiados.

¿Cómo han logrado incluir esta perspectiva interdisciplinaria en sus programas?

Nuestra oferta tiene 20 años de existencia y en este tiempo se han ejecutados más de 58 programas de posgrados con más de 120 ediciones en distintos campos del saber. Desde esa perspectiva, tenemos programas en diversos temas que van respondiendo a las necesidades del país. Eso es lo que permite que el enfoque sea interdisciplinario. Es un punto en el que estamos constantemente trabajando y que debemos seguir avanzando.

Además, para la formación de estos programas se analiza el contexto de país y de región, los desafíos alrededor del desarrollo humano y se consulta a un cuerpo de profesionales de diversas ciencias que aportan al plan de estudio, de tal forma que sus contenidos sean actuales, pertinentes y contribuyan a la solución de problemas.

El año pasado, la UCA aprobó un proyecto curricular que invita a una formación más integral, el cual está acorde a nuestra misión: formar a personas integralmente, que contribuyan al desarrollo humano sostenible del país. Se debe ver la realidad de forma más interdisciplinaria para que incorporemos la dimensión internacional, el reconocimiento a las otras culturas y a un mundo globalizado que comparte problemáticas.