Un año de transformación para mejorar la calidad de la enseñanza

El 2017 marcó un hito para la Universidad Centroamericana (UCA), un proceso de modernización y ordenamiento que ha involucrado a toda la comunidad universitaria con el objetivo de mejorar los procesos y servicios; la calidad académica y el aporte a las necesidades más sentidas del país.

La UCA cuenta con una nueva estructura organizacional que va de la mano con sistemas informáticos modernos para una gestión académica y administrativa más eficientes, y con la creación de la nueva estructura de apoyo para la investigación, de acuerdo con la Dra. Wendi Bellanger, Vicerrectora Académica de la UCA.

“Este año también logramos reforzar a las Facultades con el reclutamiento de ocho nuevos académicos de tiempo completo, todos con experiencia muy valiosa y grados académicos en universidades de prestigio. Sin lugar a dudas, hemos garantizado el enriquecimiento de las aulas de clase con estas acciones”, valora Bellanger.

La implementación de procesos más claros y estandarizados para la gestión académica simplifica y agiliza el trabajo. Además, promueve el trato equitativo que requiere la comunidad universitaria, la proactividad del estudiante en su paso por la UCA y la iniciativa de las y los profesores como académicos expertos.

“Este ha sido un buen comienzo para llegar a una meta clara que nos hemos planteado en el ámbito de la calidad académica: distribuir las funciones de manera que los profesores se concentren cada vez más en el trabajo académico (docencia e investigación) y que cuenten con una estructura de apoyo para el trabajo de gestión”, afirmó.

El Dr. Jorge Huete, Vicerrector General de la UCA, destaca que la reorganización institucional se hizo de la mano de una consultaría por parte de ESADE Law & Business School, desde donde surgieron algunas propuestas. Posteriormente se tomaron las decisiones que se han ido implementando desde finales de 2017.

“Estamos enfocados en mejorar la calidad educativa. Se ha invertido en el proyecto MI UCA 3.0 (que consiste en la implementación de Power Campus para la gestión académica y de Ellucian para la gestión administrativa) que ha permitido organizar la información y todos los procesos de la universidad”, indica Huete.

Los(as) estudiantes contarán con más información disponible, exacta y en tiempo real. También se facilitarán sus gestiones y se incentivará su proactividad como gestores de su propia experiencia académica. Podrán ver las clases que les falta completar, las completadas y aquellas que están en progreso.

De igual forma, se agilizará los procesos de inscripción, el pago de aranceles y el registro de calificaciones.