Un plan ante los desastres naturales

Nicaragua, ubicada al margen de la unión de las placas tectónicas Coco y Caribe, además de la activa de la Cadena Volcánica del Pacifico, se encuentra sumamente vulnerable a las actividades sísmicas, que podrían causar una catástrofe de inmensa magnitud, tal como sucedió en 1972, incidente en el que Managua, ciudad capital, quedo devastada.

En este contexto, la Universidad Centroamericana (UCA) ha tomado medidas cautelares para proteger la vida de la toda la comunidad universitaria a través de su Plan de Autoprotección y Seguridad, desarrollado desde el año 2007, convirtiendo así a la UCA como la primera universidad del país en contar con un plan de seguridad ante desastres.

La UCA cuenta con un comité central de seguridad encargado de ponerse al frente ante cualquier eventualidad. Este comité tiene la responsabilidad de capacitar a los miembros de la comunidad universitaria en temas de seguridad y autoprotección.

Hasta la fecha, de acuerdo con el Plan de Autoprotección y Seguridad se ha conformado un grupo de 450 brigadistas, todos miembros del personal administrativo, docentes y estudiantes.

Este grupo de brigadistas, de acuerdo con la MSc. Virginia Murillo, Coordinadora de la Oficina de Higiene y Seguridad, se ha formado de manera integral en temas de primeros auxilios, búsqueda y rescate de víctimas, prevención y control de incendios. “Un aspecto que destaca el plan institucional es la relación con las instancias de Gobierno que trabajan el tema, en este sentido la UCA desarrolla sus capacitaciones con el apoyo de Defensa Civil, Bomberos y el Sistema Nacional para la Prevención, Mitigación y Atención de Desastres”, comentó.

Campus seguro

El Campus UCA cuenta con 13 zonas de seguridad, cada una con una jefatura de área, quienes se apoyan de los encargados de edificios, todo este equipo trabaja en conjunto bajo un mismo objetivo, la seguridad y la protección a la vida de quienes estén en el campus universitario al momento de un desastre.

“Este plan de seguridad, lo que busca es fomentarla prevención y el cuido de las personas antes, durante y después de una emergencia”, agregó Murillo.

Desde el 2009, la UCA realiza simulacros ante un sismo e involucra a la mayor cantidad de miembros de la comunidad universitaria, incluso los niños y niñas estudiantes del Centro Superior de Idiomas. Los resultados, hasta el momento, han sido efectivos pues se ha logrado que las personas tengan mayor información y determinación de cómo actuar ante un sismo.

Desde su fundación en 1960, los edificios de la UCA han pasado por infinidades de eventos telúricos de alta magnitud, el último registrado en 2014, con 6.2 en la escala de Richter, ante estos sismos la infraestructura de la universidad, ha sufrido leves consecuencias, mismas a las que se les ha dado una respuesta inmediata.

El Ing. Douglas Méndez, Director de Planta Física, explicó que la comunidad UCA está en edificios seguros, estos se han construido considerando el contexto nicaragüense y empleando materiales de primera calidad antisísmicos.

“Si de algo podemos estar seguros es que hemos cumplido con el Reglamento Nacional de Construcción, en todos sus sentidos y respondiendo a las necesidades de cada época” enfatizó Méndez.

Gracias a este cumplimiento con las Normas de Desarrollo Urbano, varias de las bases de edificios construidos desde los primeros años de la UCA, se mantienen intactas, garantizando que ante un terremoto, no caerán en el primer movimiento.

 

 

 

 

Ediciones anteriores