Nicaragua necesita gestión sostenible de la tierra

 

En este contexto el Instituto de Investigación y Desarrollo (Nitlapan) de la Universidad Centroamericana (UCA) realizó un monitoreo sobre los procesos de compra y venta en áreas rurales de Estelí y Jinotega, Matagalpa, Río Blanco y El Castillo- Río San Juan, que además buscaba indagar sobre las áreas específicas en las que se está dando este proceso.

Los resultados de la investigación “Mercados de Tierra en Áreas Rurales de Nicaragua”, realizada por la Msc. Carmen Collado, investigadora de Nitlapan, dejan claro que una de las principales razones por las que existe un mercado de tierra predominante en las zonas rurales del país es que el 55.56% de los vendedores de tierra lo hacen como un mecanismo de capitalización, ya sea para comprar más tierras en otro lugar a menor costo o bien comprar ganado.

A su vez las empresas aparecen como un factor relevante en la concentración de la tierra y destrucción ambiental, además, que ese sector productivo es el que posee un mayor porcentaje de suelos bajo compras a menor precio.

En 2015 en esos cuatro territorios se registraron 1,738.5 manzanas de tierra vendidas. De estas el 74.35% de quienes venden son hombres y un 87.96% de las personas que compran también. El mismo monitoreo reveló que tan solo 13 mujeres compraron un total de 142 mz, en cambio 30 mujeres vendieron 459.50 mz de tierra. Collado, visualiza las desigualdades de género en compra y venta como un problema estructural de Nicaragua.

“Nosotros creemos que las desigualdades son históricas en Nicaragua solo un 18% de mujeres de las zonas rurales son dueñas de sus tierras, por ende no es extraño que los hombres predominen, ellos son quienes tienen los documentos legales”, comentó.

Esfuerzo conjunto

Desde 2014 se están reuniendo esfuerzos entre diversas organizaciones que han dado lugar a la implementación de la Estrategia Nacional de Involucramiento para contribuir a la gestión sostenible de la tierra en Nicaragua y el fortalecimiento de la agricultura familiar.

Parte de esta estrategia es la investigación realizada, en la que se visibilizan la activa compra-venta en áreas rurales y las desigualdades en acceso. Con este material se espera que surjan nuevas mediadas de políticas públicas que incidan de una vez a la democratización de la tierra.

“Nuestro trabajo y esfuerzo continuará enmarcándose dentro de las línea estratégica de investigación sobre desarrollo territorial, cambio climático y seguridad alimentaria, estamos buscando otras perspectivas para este monitoreo”, dijo Collado.