Mipymes de Nicaragua con problemas de acceso al crédito

Las micro, pequeñas y medianas empresas (Mipymes) representan más del 95% de las empresas nicaragüenses, generan 73% de empleo privado y más del 40% del Producto Interno Bruto. A pesar de su relevancia para la economía del país, estas se enfrentan a diversas limitantes a la hora de acceder a crédito para hacer crecer a sus empresas.

Con el objetivo de evidenciar estos escenarios para aportar a los procesos de cambio, el MSc. David Alonso Zúniga Gaitán, egresado de la Maestría en Administración y Dirección de Empresas de la Universidad Centroamericana (UCA), presentó la investigación sobre “El acceso al crédito bancario para las Mipymes en Nicaragua, principales limitantes y recomendaciones para mejorar el acceso”.

En la investigación destacó el alto grado de informalidad y la falta de garantías necesarias para respaldar el financiamiento; las empresas formales (empresas adscritas a la DGI y al INSS) poseen mayor acceso al financiamiento con la banca local (10.8%) en comparación con las empresas informales (4.5%).

De acuerdo a Zúniga para solventar esta problemática es necesario que los pequeños y medianos empresarios tomen conciencia de los beneficios que conlleva suscribirse a las entidades regulatorias correspondientes, llevar registros y controles necesarios para poder tomar decisiones y brindar información acertada a las instituciones financieras para el análisis crediticio de las solicitudes.

“Estas empresas no se inscriben porque lo ven como un gasto adicional, y cuando los negocios son muy pequeños es difícil costear esas inversiones. En otros casos estas empresas no se formalizan ya que los entes reguladores no se los solicitan y esta falla entra dentro las falencias que poseen las instituciones del estado para desempeñar su función de fiscalizar y recaudar” explica Zúniga.

Para lograr un crecimiento sostenido y ser competitivas en el mercado, las Mipymes, y empresas en general necesitan realizar inversiones que les impacten directamente para mejorar la eficiencia, productividad, la capacidad de distribución y la presencia en el mercado donde se desenvuelven.

Es fundamental tomar en cuenta esta recomendación, ya que cuando una empresa no puede financiar su operatividad o los activos que brinden un impacto positivo en su desempeño, estará destinada a dejar de operar o a mantenerse sin desarrollo ni progreso alguno.