Jessica Moreno: “Me siento bendecida”


13 de septiembre del 2013

La trayectoria de 28 años de dedicación profesional en la Universidad Centroamericana (UCA) permean la vida de Jessica Moreno, una mujer segura de sí misma, entusiasta, amante de la naturaleza y con grandes metas por cumplir.

Desde muy joven se insertó en el mundo laboral. Ella es graduada en la carrera de Español y Máster en Educación con mención en Metodología de la Enseñanza; además cuenta con un diplomado en Evaluación y Acreditación. Los conocimientos adquiridos en su formación, le han permitido estar al frente de grandes proyectos académicos: fue Secretaria Académica, Decana (de la desaparecida Facultad de Idiomas Extranjeros, hoy Facultad de Humanidades y Comunicación), directora de los Estudios Propedéuticos y actualmente es parte del equipo líder del proceso de Autoevaluación Institucional de esta universidad, labor que impulsa desde su cargo como directora del Programa de Evaluación y Acreditación.

Para Jessica, el proceso de autoevaluación que vive la UCA es una oportunidad para lograr la acreditación universitaria, es por tanto que una de sus metas es seguir trabajando para que esto suceda.

Y haciendo maravillas con la agenda, también es miembro fundadora y coordinadora de la Comisión Nacional de Enlace de Nicaragua del Consejo Centroamericano de Acreditación (CCA). Y para quienes no lo saben, es fundadora de la Feria Internacional de la Cultura y la Amistad (FICA), una de las actividades más pintorescas de este recinto universitario. Además impulsó la creación de la Carrera Enseñanza del Inglés como Lengua Extranjera, misma que hoy goza de gran demanda de parte de los estudiantes.

Esta Alma Máter le ha facilitado grandes experiencias para su formación. La que más le marcó fue el viaje que realizara a Estados Unidos como parte de un convenio de la universidad para que impartiera clases en aquel país. La estadía fue de dos años, los cuales disfrutó con sus dos hijos. Nos comenta que este acontecimiento la hizo más fuerte, porque tuvo que ser madre, profesora y vivir lejos de su familia, pero aún así, superó el reto.

Jessica nos comparte que su secreto para empezar con gran entusiasmo cualquier proyecto es darle gracias a Dios por todo lo que le ha dado: “me siento bendecida”, expresa textualmente. Otro de sus consejos para andar siempre pilas puestas es reírse de todo y disfrutar de las cosas simples de la vida. En el plano personal, Jessica desea disfrutar más tiempo de la compañía de sus dos nietos, mejorar su inglés y mantenerse en forma de cuerpo, mente y corazón.