Mitos y concepciones que tenía en mi proceso de transición estudiantil

Escrito por Enrique Cabrera / Estudiante de III año de Marketing (UCA)
Colegio Hispano Nicaragüense

¿Alguna vez te has preguntado qué vas a hacer después de bachillerarte?
Es una interrogante recurrente en la mayoría de los estudiantes, lo cual es de esperarse. Existen personas que están claras de sus metas y se encuentran emocionadas por comenzar una nueva etapa en su vida universitaria llena de nuevas posibilidades. De la otra cara de la moneda, hay un grupo grande que no está claro qué rumbo tomar una vez egresados del colegio, como pasó en mi caso. Existe cierto miedo o preocupación de cómo se van a desenvolver en el entorno universitario.

Miedo a lo desconocido

Depresión por dejar a tus amigos del colegio
En el colegio todos tenemos amigos de la misma sección que los conocemos desde pequeños y vamos creciendo juntos. Llega ese momento cuando ya estás apunto de recibir tu diploma de bachiller, siendo una de las mejores sensaciones de logro que existe. Pero posteriormente viene la nostalgia en donde surgen recuerdos que tuviste en transcurso escolar. Aquel colegio donde quizás a muchos al inicio no les gustaba, se vuelve amado por todos y nadie quiere irse. Cómo olvidar mis años escolares, yo era uno de los que me quejaba constantemente del colegio pero cuando llegó el momento de partida, ¡no quería ni graduarme!.
¿Y si no me gusta lo que estoy estudiando?

Están tres tipos de estudiantes en este caso:

Aquella persona que sabe lo que quiere estudiar antes de salir del colegio y una vez dentro de dicha carrera se siente identificada, sintiendo que hizo la decisión correcta.

La persona que tiene una idea de lo que quiere estudiar, pero una vez cursando esa carrera se da cuenta que no era lo que esperaba. Esto ocurre de manera regular pero no es para preocuparse, yo inicié estudiando Ing. Industrial y luego me pasé a Marketing porque me di cuenta que era lo mío.

Por último, están aquellas personas que no son ni frío ni caliente, no tienen ni idea de lo que quieren estudiar o hacer en su vida, ¿es esto algo malo? No, de hecho es normal y está bien tener dicha incertidumbre.

¿Podré encajar?
Una cosa es el ambiente escolar y otra es la universidad. Muchos tienden a temerle al entorno universitario por el simple hecho que solo se han desenvuelto en el colegio. Es normal que pase esto debido a que construimos amistades dentro del centro educativo, conocemos a los profesores, las horas de recreo y las actividades que hacemos durante ese período, nos hacemos amigos de los que venden reposterías y posiblemente muchos llegamos al punto de pedirles crédito, etc. Estamos acostumbrados a todo esto, lo cual nos hace ariscos ante la idea de tener que comenzar desde cero.
Más responsabilidades y menos tiempo para mí
Los profesores enfatizan en la importancia de ser serio en la universidad, esto es porque la concepción común radica en desenvolverte en lo que en teoría vas a vivir el resto de tu vida. Hablan de mayor responsabilidad y de construir una base sólida en el colegio para sobrevivir en dicho ambiente, explicándote la importancia de la disciplina.

 

Qué he aprendido en la UCA y cómo me he desarrollado en mi vida estudiantil

La única forma de enfrentar tus miedos es viviendo la experiencia. Frente a la presión por saber en qué carrera te vas a desenvolver, les comento que en la universidad es común ver a alumnos realizar cambios en lo que estudian. En este caso la UCA es flexible, te ayuda en cada proceso buscando la mejor opción para vos. El entorno estudiantil, existe una gran variedad de personas con distintos gustos y preferencias. ¿El beneficio? Podés ser vos mismo, desenvolviéndote sin que nadie te juzgue, uno de los valores que se fomentan aquí es el derecho a la igualdad y equidad.

Por último hablemos de las responsabilidades. Es universidad tiene el mejor sistema educativo que hay, por la cual se ha ganado su prestigio a lo largo de los años, fomenta actividades de innovación, integración social y ofrece las mejores comodidades. Se proponen diversos programas como deportes, cultura, y opciones de alimentación sana. Entendí que la universidad no solo es un puente hacia el mundo profesional, sino también es un lugar donde nos encontramos a nosotros mismos. No tengan miedo a aventarse, ábranse a nuevas posibilidades en su vida. ¡Los esperamos!

Regresar al menú principal