La ventaja de aprender a administrar el estrés laboral

Como resultado de una encuesta sobre condiciones de trabajo y la salud realizada en 2012 en América Central, se encontró que más del 10% de los encuestados reportó haberse sentido constantemente bajo estrés o tensión, tristes o deprimidos, o con pérdida de sueño debido a sus preocupaciones por las condiciones de trabajo.

Para la Organización Mundial de la Salud (OMS), el estrés laboral es considerado una epidemia que puede llegar a causar diversos patrones de comportamiento como el abuso del alcohol o incremento del tabaquismo y está relacionado a una lista bastante grande de enfermedades psicosomáticas e incluso algunos tipos de cáncer.

Directamente en el ámbito laboral, el estrés en las personas produce la reducción de la motivación, el rendimiento laboral, el compromiso y responsabilidades. A sí mismo, causa cambios de ánimo, trastornos de sueño y alimenticios.

En este contexto, la Universidad Centroamericana (UCA) promueve a través del programa UCA Saludable, varias herramientas para administrar el estrés durante la jornada laboral y fuera de ella.

La MSc. Vera Amanda Solís, Coordinadora de este Programa, sostiene que el estrés no es algo que se elimina o se pueda estar al ciento por ciento sin el. La clave está en saber administrarlo para que no nos afecte. “La tendencia es que la demanda laboral siempre sea mayor, pero aprender a decir NO o no tener miedo en pedir ayuda y sobre todo saber administrar nuestra carga de trabajo, son estrategias que marcan la diferencia entre un trabajador con estrés y uno que lleva su trabajo con la mayor tranquilidad posible”.

Consejos sanos anti-estrés

Una encuesta de 2009 realizada en Argentina mostró que un 26.7% de los trabajadores reportó estrés mental debido a lo que ellos consideraron tener una excesiva carga de trabajo. En Brasil, un estudio que evaluó el ausentismo por accidentes y enfermedades ocupacionales, reveló que el 14% de los servicios de salud utilizados por año está relacionado con enfermedades mentales. Y una encuesta realizada en Chile en 2011 encontró que el 27.9% de los trabajadores y el 13,8% de los empleadores, respectivamente, reportaron estrés y depresión en sus empresas.

La Dra. Karen Bermúdez, responsable de Clínica Universitaria UCA, explicó que el estrés es una reacción fisiológica normal del ser humano. “Sin embargo, cuando hablamos de estrés laboral nos referimos a todos aquellos factores dentro del entorno laboral que provocan que el organismo reaccione de una manera inapropiada”.

Para Bermúdez, optar por estilos de vida saludables es la mejor manera de reducir el estrés laboral. Ella enumera una serie de recomendaciones que son útiles para manejar de manera apropiada las situaciones que pueden producir un cuadro de estrés en el trabajo.

Realizar pausas activas, practicar ejercicios de respiración, realizar caminatas, escuchar música relajante, mantener la mente entretenida con ejercicios mentales como sopas de letras o crucigramas, o bien leer diariamente.

El MSc. Erick Wheelock, Docente de la carrera de Ingeniería en Redes y Telecomunicaciones, comentó que practicar a menudo las pausas activas y participar en talleres sobre inteligencia emocional le ha funcionado para administrar el estrés en el trabajo.

“Mi estrategia en momento de mucho estrés es detener mi trabajo e ir a caminar por un momento, vaciar la mente para que nuevas ideas surjan y luego de 15 minutos regresar a mis labores con una sensación de renovación” compartió Wheelock.