Conviene desarrollar pronto la inteligencia emocional

La inteligencia emocional es el talento básico para vivir feliz y triunfar, tanto así que investigaciones al respecto concluyen que el éxito depende tan sólo en un 20% del cociente intelectual, siendo las habilidades emocionales las que hacen la diferencia.

Uno de estos investigadores es el Doctor Daniel Goleman, psicólogo egresado de la Universidad de Harvard, Estados Unidos, quien además fue periodista de la sección científica de The New York Times y su libro "La inteligencia emocional", lleva vendidos más de 4 millones de ejemplares en 29 idiomas.

Su investigación presenta los resultados de su trabajo con 500 empresas de distintos países y que le han llevado a la conclusión que en el mundo laboral el éxito lo logran aquellas personas con una capacidad de equilibrar sus emociones y, por supuesto, sus reacciones ante las crisis, el estrés y las distintas situaciones que se presentan en su entorno.

“Estoy convencido de que las habilidades emocionales son prioritarias dentro del conjunto de las aptitudes necesarias para la vida (incluso más que la razón) y que son los talentos en este poco explorado territorio de la mente los que nos ayudan no sólo a proteger la salud y el bienestar psíquico, sino también a tener éxito en la vida laboral”, destacó Goleman en una entrevista publicada en un diario de Buenos Aires, Argentina.

Vida saludable

Para la Universidad Centroamericana (UCA), el desarrollo de la capacidad para fortalecer la inteligencia emocional es una práctica que se ha venido trabajando desde el Programa UCA Saludable, con acciones concretas como la participación de sus colaboradores en talleres de respiración, administración del estrés, yoga e incluso ejercicios espirituales, encaminados a desarrollar y potencializar las habilidades que como ser humano nos pueden hacer destacar tanto en el ámbito laborar como familiar.

De acuerdo con la docente de la carrera de Psicología en la UCA, María Chavarría, “la inteligencia emocional aporta a una vida saludable desde el momento en que logramos controlar nuestras emociones y orientamos nuestra vida y pensamientos a objetivos definidos”.

Estas capacidades pueden ser desarrolladas desde cualquier etapa de la vida, tal como lo asegura la MSc. María Auxiliadora Alfaro, Responsable del Centro de Desarrollo Psicosocial P. Ignacio Martín Baró de la UCA.

Particularmente para la niñez, la Msc. Alfaro sugiere diez estrategias para educarles en inteligencia emocional, entre las cuales destaca el autocontrol, evitar conflictos, jugar para encontrar soluciones y aprender a generar pensamientos positivos.

En el otro extremo, desarrollar la inteligencia emocional en el mercado laboral no es una opción, sino una necesidad. De acuerdo con el Fondo Económico Mundial , en menos de cinco años la inteligencia emocional se convertirá en la competencia más demandada por las empresas.

Colleman asegura que “los profesionales son contratados por su inteligencia intelectual, sin embargo, son despedidos por la falta de inteligencia emocional”.

Una realidad que es respaldada por la psicóloga Maryeni Sánchez, Coordinadora de la Oficina Bolsa de Trabajo (OBT) de la UCA, cuya labor la acerca con el grupo de exalumnos y con un grupo de empresarios en distintos rubros a nivel nacional.

Para Sánchez, hoy más que nunca, la inteligencia emocional permitirá a los nuevos profesionales a destacarse en un grupo altamente competitivo. “El conocerse uno mismo permite descubrir tus oportunidades de mejoras y este es el primer paso para desarrollar la inteligencia emocional”.