Ser madre después de los 30

De acuerdo a un estudio realizado por la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social, tres de cada diez mujeres ya tienen un hijo antes de los 18 años. Esta realidad ha colocado a Nicaragua con una de las tasas de embarazo adolescente más altas en Latinoamérica. Actualmente cambios culturales y sociales han conllevado a que algunas mujeres posterguen la maternidad para después de los 30.

María Augusta Rodríguez, Master en Desarrollo Económico y Políticas Públicas por la Universidad Autónoma de Madrid, Doctoranda en Estudios Interdisciplinares de Género por la Universidad Autónoma de Madrid y catedrática de la Universidad Centroamericana (UCA), considera que esperar, para aquellas mujeres que deciden ser madres, puede tener muchos beneficios.

¿A qué se debe que las mujeres posterguen la maternidad para después de los 30 años?

Primero, se debe a la necesidad de protegerse de una violencia socioeconómica de las que son sujeto. Quizás desde mi experiencia, a los 24 años psicológicamente ya estaba formada para ser madre, pero recién había culminado mi carrera, todavía no estaba inserta al mundo laboral y ser madre en ese momento me hubiese puesto en riesgo.

Las mujeres nicaragüenses ya no quieren estar en una condición donde dependan económicamente de los demás y ponerse en riesgo de perder su autonomía y sus aspiraciones de cumplir sus metas personales.

Por otro lado, las mujeres actualmente no solo desean ser madres, tienen otras aspiraciones: vivir para ti misma por ejemplo, aunque parezca egoísta, pero no lo es porque quieres acumular experiencia y ser madura para poder ser una mejor madre.

¿Qué otros factores pueden influir en esta decisión?

La familia. La figura de la madre en tu vida. En mi caso, yo no quería vivir una maternidad sufrida: darlo todo y no pensar en mi misma (como lo hizo mi madre). Yo quería ser mamá, pero disfrutando de esa maternidad, por eso decidí esperar.

Además, el apoyo que te pueda brindar tu familia para el cuido de ese bebé, de tu esposo, que también es padre y tiene responsabilidad en la crianza de ese nuevo ser, también influye bastante. Si no existe ese apoyo, obviamente, voy a postergar la maternidad.

¿Qué tipo de señalamientos surgen cuando se toma esta decisión? ¿Cómo se puede actuar frente a ellos?

Una mujer con poder: impacta en todos los modelos. Si tomas esa decisión es porque lo has dialogado con tu pareja y con el resto simplemente necesitas usar tus propias estrategias para evitar que te afecten. Por lo menos yo, evito las confrontaciones. Pero eso depende del carácter de cada quien.

¿Es mejor esperar?

Para mí tuvo muchas ventajas esperar. Tanto a nivel emocional como económico fue ventajoso. Mi consejo es tomarse el tiempo para explorar otras formas de ser mujer y vivir la sexualidad de forma distinta, aprender a decir no, si así se desea y evitar que la sociedad influya en esa decisión que es solamente tuya.

Ser madre después de los 30 te da la oportunidad de romper esquemas y revelarte ante una sociedad machista. Siendo una mujer madura puedes tener muchas bases para criar mejor a tus hijos(as).

Para leer artículos escritos por la autora puede visitar: generodhnicaragua.wixsite.com/maria-augusta