¿Una mujer siempre debe amar?

“La concepción patriarcal del amor y el amor romántico en las mujeres” es el título que lleva la tesis de Carmen Baltodano, Máster en Perspectivas Críticas de Género y Desarrollo, formada por la Universidad Centroamericana (UCA), y además, educadora de CANTERA.

La tesis busca ser un aporte al equilibrio y armonía que debe existir en el ámbito privado en la relación con hijos e hijas, en la relación de pareja, en la responsabilidad compartida de las tareas reproductivas y en la prevención de la violencia; y aquí su autora Carmen Baltodano explica su intención.

Su tesis alude a la concepción patriarcal del amor y el amor romántico, ¿a qué refiere en sí esta concepción?

Refiere a las responsabilidades que se han añadido a las mujeres en nombre del amor, sin más valor que estar al servicio de las demás personas; incluye el tema del amor maternal, que se delega de por vida y sin límites.

Asimismo, refiere a que el amor romántico es un eslabón más del patriarcado que se expresa en la sociedad a través de la simbología, de las creencias tradicionales, de la publicidad, de los mitos y mandatos que nos ubican a las mujeres en desventaja, en una posición de entrega a las demás personas y al ser amado sin condiciones; en una posición muchas veces de dependencia, de sentir la necesidad de una pareja para sentirnos completas, aunque esa relación nos cause sufrimiento.

¿El problema de la mujer es amar, olvidándose de que ella también tiene derecho a ser amada?

Ciertamente, las mujeres no hemos logrado trascender a relaciones amorosas en igualdad de condiciones. Nos entregamos para amar, para ser madres y asumir las responsabilidades familiares unilateralmente, sin recibir un mismo trato.

Participar en el ámbito público nos satisface, nos aporta al desarrollo personal y nos hace sentir personas valiosas al servicio de la sociedad, pero no nos lleva a romper las cadenas de opresión en el ámbito privado, a establecer acuerdos, a reclamar derechos y deberes que deben ser compartidos, como por ejemplo: el amor.

¿A qué se debe que las mujeres busquen estas condiciones de ser madre, tener pareja y sentirse obligadas a amar bajo cualquier circunstancia?

La tesis arroja que las historias familiares son un aspecto relevante en las decisiones que toman las mujeres para su futuro. En este aspecto, el sector más vulnerable en Nicaragua es la adolescencia, las niñas que se encuentran sumidas en un ambiente familiar sin afectos, sin estímulos para crecer integralmente, entonces se aferran a ese amor ideal que ellas suponen las llevará a la libertad, a la vida plena, a lo que Yodali, una de las protagonistas de la tesis, llama en su relato una vida “color de rosa”.

¿De qué manera este ideal del amor romántico genera desigualdades?

En los distintos ámbitos en que me desenvuelvo he observado que lograr la igualdad de derechos y deberes en la vida privada y amorosa es uno de los temas pendientes a resolver para lograr la igualdad de género porque la concepción y práctica del amor también es resultado de la construcción social y cultural que define nuestros comportamientos y actitudes según nuestro sexo y están directamente vinculadas a las relaciones históricas de libertad o de dominación, donde las mujeres hemos quedado en desventaja.

¿Y el amor de madre?

Ser madre en nuestra sociedad significa cumplir con una serie de requisitos morales y emocionales que no se exigen a los hombres y que tampoco se corresponden con la realidad cotidiana que viven las mujeres en el actual contexto globalizado.

Ante todo esto, es notorio que en la sociedad existen todavía muchas contradicciones por resolver, entre ellas, el tema del amor en la vida de las mujeres.