Espacio para aprender, enseñar y ayudar

Durante el 2016 el Bufete Jurídico de la Universidad Centroamericana (UCA) atendió a más de 4600 usuarios, a quienes se les brindó servicio de consultas jurídicas, representación legal en procesos judiciales, trámites y gestiones administrativas, así como servicios notariales y de mediación.

Además, desde el año 2002 el Bufete ha abierto sus puertas a más de 2,500 estudiantes quienes han sido parte de esta instancia por medio de la asignatura de prácticas pre profesionales. Anualmente ingresan 120 estudiantes quienes deben ser alumnos activos de la Facultad de Ciencias Jurídicas de la UCA.

Entre esos miles de archivos digitales y de fólderes en papel se encuentra el caso de Marcela Baltodano, cuyo proceso de divorcio y tutela de sus hijos la llevó hasta el Bufete de la UCA con la esperanza de recibir asesoría y acompañamiento legal profesional a bajo costo.

“Sin el apoyo del Bufete Jurídico no hubiese logrado un respaldo legal de tan alta calidad. El apoyo en el seguimiento y sobre todo el gran aporte para la vida que representan cada una de las recomendaciones y consejos de los abogados que aquí nos atienden es invaluable”, comentó Baltodano.

La atención que el Bufete Jurídico brinda a la población abarca las materias penal, penitenciaria, civil, familia, laboral, administrativa y notarial, áreas atendidas por estudiantes acompañados de sus docentes.

Para la Licenciada Karla Matus, Directora del Bufete Jurídico, esta es una de las maneras en que esta instancia contribuye a la formación profesional y ética de estudiantes. Esta función hace posible la vinculación de los estudiantes con la realidad nacional y constituye un campo de acción de proyección social inigualable.

Los servicios legales que se brindan se combinan con la formación académica de los estudiantes. “De este modo por las mañanas nuestros estudiantes, acompañados del equipo de abogados, asisten a la población que requiere de los servicios legales y por las tardes se reintegran al resto de su carga académica”, explicó Matus, una condición que limita la cobertura de los servicios legales al municipio de Managua

Hazell Orozco estudia su último año de la carrera de Derecho en la UCA y desde hace seis meses es parte del equipo legal del Bufete una experiencia que en corto tiempo le ha brindado una mejor perspectiva de la profesión que eligió estudiar.

Y aunque Orozco aún no cuenta con su título de Licenciada en Derecho, el nivel de exigencia y profesionalismo que le exigen sus tutores en el Bufete es comparable a cualquier licenciado. “El sentido de responsabilidad es muy alto y como futura abogada aquí he logrado ver en la práctica mi carrera. Estoy segura que fue la mejor decisión que pude tomar para hacer mis prácticas porque el Bufete tiene prestigio y los servicios que brindamos nos aseguramos de hacerlo con la mayor calidad”, comentó Orozco.