El cuidado compartido en Nicaragua

La separación de una pareja no tiene que significar el divorcio de padres y madres con sus hijos e hijas, afirma la Dra. Neylia Abboud, Decana de nuestra Facultad de Ciencias Jurídicas y autora de la tesis doctoral, El cuidado compartido. Especial referencia al Derecho nicaragüense, tesis que reflexiona y propone modelos de crianza más inclusivos y democráticos que superan prácticas familiares patriarcales, adultistas y androcéntricas.

Esta tesis obtuvo el premio a la “Mejor tesis doctoral defendida de las Ciencias Jurídicas”, otorgado por la Universidad de la Habana, Cuba, donde la Decana realizó su doctorado y revela que al momento de separaciones o divorcios se viven discordias entre personas adultas donde suelen ser afectados mayormente los hijos y las hijas, con secuelas contraproducentes para su futuro y que esa realidad debe y puede ser revertida.

“Uno de los objetivos principales de la tesis fue producir conocimiento científico al servicio de la sociedad y formular propuestas jurídicas que contribuyan a una transformación social necesaria”, dice la Dra. Abboud.

La investigación fundamenta desde una perspectiva interdisciplinaria las bases teóricas, el régimen jurídico y los criterios de interpretación jurisprudencial que permitieran aplicar en la actual práctica judicial nicaragüense el cuidado compartido y a la vez que ese fundamento permita hacer reflexiones sobre la importancia de contar con un cuidado paternal y maternal más inclusivo y responsable.

El modelo de cuidado compartido es de reciente instauración en las legislaciones latinoamericanas. A partir de 2008 se reconoció en Perú, Puerto Rico y México y más tarde en Argentina, Chile y Bolivia, aunque desde 1973 fue consagrado en Estados Unidos y luego en Canadá y paulatinamente se ha abierto en varios países de Europa.

“El Derecho tiene la misión socialmente responsable de contribuir a ese cambio. En este sentido, la tesis doctoral en comentario, cuestiona y responde de qué manera el Derecho puede contribuir a solventar estas crisis familiares”, afirma la Dra. Abboud.

La investigación concluye que un modelo de cuidado de los hijos e hijas que sea participativo y armónico, en el que no se excluya a padre y madre de la vida de sus hijos(as), por razón de divorcio, es beneficioso para todos: para la estabilidad emocional de la niñez y adolescencia, para los miembros de la familia y para la sociedad, en tanto la familia es su célula fundamental.

La autora hace una invitación a transitar de cuidados unipersonales (donde solo uno de los padres asume responsablemente su rol) a otro, conjunto o compartido que resulta más beneficioso, en el que ambos comparten permanentemente responsabilidades.

La Dra. Abboud ha realizado 4 publicaciones recientes relacionadas con el tema, en Argentina, Cuba, México y Nicaragua. Es autora y co-autora de libros y artículos científicos en sus áreas de especialización: Derecho Civil, Familiar y Mercantil. También fue co – redactora para el Código de Familia de Nicaragua (2011 – 2014)