Doctorado en Derecho: “Un desafío permanente”

El 2016 marcó un año histórico para la Universidad Centroamericana (UCA) y también para el país, al recibirse los primeros doctores y doctoras en Derecho graduados/as en Nicaragua.

Para iniciar el 2017, la Dra. María Asunción Moreno, Coordinadora de Posgrado y Formación Continua de la Facultad de Ciencias Jurídicas de la UCA comparte sus valoraciones acerca del programa que ya está dando sus primeros frutos y que cuenta con una segunda generación en las aulas de clase.

En el 2016, la UCA graduó a sus primeros doctores y doctoras en Derecho, algo sin precedentes para la universidad y el país. ¿Qué significa este logro?

Significa contar con un capital humano con formación de alto nivel y calidad, el cual está preparado para realizar investigaciones que generan nuevo conocimiento, a través del cual se contribuye al desarrollo sostenible de nuestro país.

Los doctores que participaron en los tribunales examinadores destacaron la calidad de las tesis presentadas, ¿cuál ha sido la clave para alcanzar este nivel?

Ha sido importante contar con un programa de doctorado cuyo modelo formativo está centrado en nuestros doctorandos y doctorandas, a quienes se les orienta, se les da seguimiento y acompañamiento personalizado durante su proceso de formación como investigadores; En el cual se fortalecen las habilidades y desarrollan competencias investigativas que les permiten realizar investigaciones dirigidas a proponer ideas nuevas y complejas cuando abordan problemas de nuestro entorno con una visión crítica creando una vinculación activa con nuestra sociedad.

Nicaragua cuenta con sus primeros 5 científicos/as en Derecho graduados/as en el país, ¿Qué beneficio representa para la práctica jurídica esta meta alcanzada?

El beneficio principal es que ahora contamos con un capital social de la investigación y desarrollo científico en el campo de las Ciencias Jurídicas en el país, esta es la primera vez que se gradúan doctores en Derecho en una Universidad nicaragüense. Nuestra formación doctoral trae consigo el imperativo que nuestros doctorandos basan sus estudios e investigaciones centrados en dar solución a los problemas que se encuentran en nuestro entorno nacional y regional.

Uno de los beneficios que se obtiene con la formación de doctores/as en el país, es la creación directa de conocimiento científico en Nicaragua y para Nicaragua.

¿Qué retos se plantea el Doctorado en Derecho de la UCA de cara a la defensa de tesis de los estudiantes de su primera edición y a su segunda edición?

Un programa de Doctorado es un desafío permanente para una institución educativa como la nuestra, en nuestro contexto. La meta es que los doctores y doctoras que estamos formando, sean actores de cambio a través de su quehacer científico el cual debe estar dirigido a servir mejor a nuestro país a través de una actividad investigadora que trascienda el programa e impacte a nuestro entorno, estamos seguros que los doctores/as formados en la UCA serán referente en su ámbito disciplinar dando respuesta a cualquier problema que se presente en el ámbito del Derecho.

Nuestros doctores UCA son capaces de comprender sistemáticamente su campo de estudio, concebir, diseñar, poner en práctica procesos investigativos, analizar críticamente, evaluar, fomentar el avance de la ciencia dentro de la sociedad, integrar conocimientos, emitir juicios, entre otras. Formamos doctores y doctoras para el Siglo XXI.