Una oportunidad para crecer

A más de 5 mil kilómetros de distancia de Managua, Nicaragua, y tan solo dos horas de diferencia horaria, la ciudad de Fairfield, Connecticut, Estados Unidos, acogió a Kevin Guillén, estudiante de la Licenciatura en Administración de Empresas de la Universidad Centroamericana(UCA), quien durante el último semestre del 2016 vivió la experiencia más fascinante de su vida: ser estudiante de intercambio en Fairfield University.

Fairfield University, es una universidad privada, católica, de la Compañía de Jesús, ubicada en Fairfield, Connecticut. Pertenece a la Asociación de Universidades Jesuitas ubicada en California, desde hace una década tiene relación académica con estudiantes, investigadores y docentes de la UCA.

Para Guillén, haber sido estudiante de intercambio es una experiencia que la mayoría de estudiantes deberían tener, una oportunidad que en la UCA no genera ningún costo arancelario adicional para los estudiantes.

“Definitivamente fue una vivencia muy buena que me permitió crear enlaces con personas de todo el mundo, fomentar el carácter de independencia, crecer como individuo y para mejorar el idioma. Las clases me aportaron habilidades y conocimientos que me servirán el resto de mi vida y logré conocer muchos lugares. Sin duda es algo que recomendaría a todos los estudiantes de la UCA”, destacó Guillén.

Con un buen dominio del idioma inglés y amante del idioma alemán, Guillén optó en un principio por un intercambio académico en Austria, pero la oportunidad le vendría para viajar a Estados Unidos.

“Me ilusionaba con hacer mi intercambio en Austria y fortalecer el idioma, pero la oportunidad se me dio en Estados Unidos. La experiencia en Fairfield me permitió valorar la calidad que la UCA me brinda en educación. Si yo no fuese UCA, no hubiese rendido en Fairfield”, comentó Guillén.

Para Guillén, el semestre en Fairfield University también sumó a su aprendizaje cultural, al convivir con estudiantes del resto del continente, de Europa y Asia. “El ambiente académico y social es distinto a lo que uno está acostumbrado”.

Y aunque las diferencias académicas y de relaciones sociales que vivió Guillén lo frustraron en algún momento de su estancia, contar con el apoyo de los docentes y tutores fue una importante oportunidad de adaptación.

“Las universidades jesuitas acostumbran brindar a sus estudiantes internacionales diferentes espacios de adaptación, cursos de inducción y seguimiento durante tu estancia, así que lo que toca hacer es estudiar fuerte, dar lo mejor de uno como ser humano y elevar el nombre de tu país y de tu universidad”, compartió Guillén.

Guillén está listo para retomar sus clases este primer cuatrimestre 2017, en el que está más que animado en empezar a contar toda su experiencia a sus compañeros y profesores.

Si querés conocer las oportunidades que la UCA te ofrece para realizar intercambios académicos en la red de universidades jesuitas alrededor del mundo, visitá la oficina de la Dirección de Cooperación Académica e Internacionalización (DCAI-UCA).