Clark López, el campeón de Tae Kwon Do

A sus 17 años, Clark López ha sido el mejor atleta de Tae Kwon Do de Nicaragua representando al país en dos competencias internacionales. Recientemente agregó a su ya extensa colección de medallas de oro las que obtuvo en el mundial de Tae Kwon Do Hanmadang, celebrado en Corea del Sur el pasado agosto. Sin embargo, para Clark, esto es solo el comienzo pues su vista está puesta en los juegos olímpicos de Tokio 2020 dónde planea poner el nombre de Nicaragua en alto.

Este joven estudiante de la carrera de Ingeniería Industrial de la Universidad Centroamericana (UCA) siente que como parte de la familia UCA está acostumbrado a las sanas competencias y la búsqueda de ser el mejor.

Su carrera en este deporte empezó cuando tenía cinco años pues fue entonces que sus padres decidieron que iniciara clases de Tae Kwon Do, con el propósito de aumentar su confianza y que pudiera defenderse. “Luego en las competencias vieron que tenía algo de talento y ya nos dedicamos más a la parte competitiva”, comentó López.

Así arrancó la etapa competitiva de López. En al año 2012, dicha etapa dio un salto mayor cuando compitió por primera vez de manera internacional en los juegos CODICADER celebrados en El Salvador. “Estaba nervioso, estaba viendo a Guatemala, a Honduras, pero ya estando dentro del tatami ya sentí, vamos a hacerlo”.

Dicha preparación está intrínsecamente relacionada con la fuerza mental. “Eso es muy importante, eso es lo que marca bastante la diferencia en estos deportes”, manifestó. En su caso, esto le ha ayudado a continuar luchando a pesar de lesiones que ha sufrido durante las competencias y exhibiciones.

Una de las ocasiones que más recuerda durante el torneo fue cuando su contrincante golpeó su muñeca, causándole un esguince. Sobre esto, recordó: “Estaba a punto de terminar y era la final, me fue bien pero salí con la mano lastimada. Gané”.

En el Hanmadang

Durante su participación en el mundial de Tae Kwon Do realizado en Corea del Sur llamado Hanmadang. López arribo al país asiático un mes y medio antes para los entrenamientos, los cuales tomaban 10 a 12 horas seguidas.

En una competencia con 56 países más, dar a conocer a Nicaragua era uno de los objetivos más importantes de Clark López. “Fue algo duro porque ya no era por mí, ni por mi escuela, sino que era para representar a Nicaragua”, comentó López. Por lo tanto, esto junto a la rigidez del entrenamiento convirtió esta competencia en el reto más grande que ha tenido que enfrentar durante su carrera.

Sin embargo, López lo considera como una de las experiencias más enriquecedoras que ha tenido pues fue la primera ocasión en la que competía fuera del continente americano. Es aquí donde el joven nicaragüense demostró su talento al salir victorioso ante selecciones como la de China, Irán y Corea del sur, obteniendo así el primer lugar en la competencia.

“Eso me marcó bastante, me dio más ánimos y más confianza para llegar a las olimpiadas”, dijo el atleta. La perseverancia, la dedicación y la disciplina son tres elementos que López considera han sido los pilares en su formación como atleta y futuro ingeniero y a pesar de los sacrificios que esto conlleva, para él, son el precio que debe pagar para alcanzar sus sueños.

 





 


Te recomendamos





Ediciones anteriores