En la UCA se aprende haciendo

“No formamos a los mejores del mundo, sino a los mejores para el mundo”, expresa el Padre Adolfo Nicolás Pachón, S.J., Superior de la Compañía de Jesús. Precisamente en la Universidad Centroamericana (UCA) para ser los mejores se aprende haciendo, un enfoque basado en la pedagogía ignaciana, donde las y los estudiantes aplican los conocimientos adquiridos por sus docentes en una acción real que se trabaja con socios comunitarios y organismos.

María Luisa Miranda es Directora de Formación y Desarrollo Académico de la UCA. Para ella, la docencia académica es una clave fundamental en la metodología aprender-haciendo. “Es la docencia la que motiva a la comunidad estudiantil a que cree su contexto y reflexionen sobre su realidad. Luego, se les invita a la experimentación, donde las acciones del estudiantado se deben aplicar según los conocimientos adquiridos en su formación académica”, explicó. Todos estos momentos se acompañan de una constante evaluación.

A través de esta metodología de enseñanza se ha logrado recobrar el sentido ignaciano, el cual no genera solo competencias profesionales en la formación de sus estudiantes, sino también un sentido solidario con la sociedad misma.

Como parte del proceso de aprendizaje, la UCA ha integrado el Servicio Social en su oferta de 19 carreras de pregrado desde el 2013. El MSc. Roberto Gastón, Coordinador de Proyección y Servicio Social UCA, explica que este programa, acorde con la Responsabilidad Social Universitaria, pretende que:

  • Los estudiantes universitarios obtengan experiencia profesional y sentido solidario.
  • La UCA vincule su proyecto educativo con los problemas del país.
  • Que las comunidades más vulnerables reciban una mejor atención a sus necesidades.

De manera conjunta, docentes y estudiantes contactan a socios comunitarios que permiten el acceso al estudiantado para aplicar sus habilidades y conocimientos al servicio de la sociedad. Talleres, investigaciones, evaluación de proyectos, diagnósticos y diseños urbanos son los diferentes enfoques con que los estudiantes presentan sus proyectos orientados al servicio social, el primer paso de la metodología aprender haciendo.

Experiencia que hace la diferencia

Uno de los proyectos que estudiantes de Comunicación Social realizaron aplicando el APS es la Plan de Relaciones Públicas: “Fútbol sin fronteras”

En colaboración con la organización no gubernamental “Fútbol sin fronteras” Ana Ugarte, Nicole Hernández, Ana Gabriela Ampié y Pablo Coca aplicaron diversas técnicas y estrategias para comunicar el trabajo de esta ONG. En cuanto a esta organización ubicada Granada, su trabajo se centra principalmente en la promoción del trabajo en equipo y la disciplina en niñas y adolescentes, mediante las prácticas y juegos de fútbol.

Algunos de los aportes que estos estudiantes dejaron en la organización indican la reedición dela visión y valores de la ONG, actualización constante de sus redes sociales electrónicas, redes de contactos con periodistas y medios de comunicación, cuenta de correo oficial y la elaboración de productos comunicacionales como notas de prensa y vídeos.

Para Ugarte, cada una de las clases de relaciones públicas fue plasmada en el plan que trabajaron para la ONG. “Es gratificante ver que lo que aprendes lo podés poner en práctica de verdad”.

Además de la carrera de Comunicación, el grupo de estudiantes de Ingeniería en Sistemas de Información elaboran sistemas que les permite aprender a diseñar procesos y negocios alineados con las tecnologías de información. Con el apoyo de un socio comunitario desarrollan estos proyectos que mejoran los procesos de comunicación en sus organizaciones sociales, educativas, culturales u otras.

También los estudiantes de Contaduría Pública y Auditoría se comprometen con el desarrollo del país al apoyar a pequeñas y medianas empresas en la elaboración, análisis e interpretar de la estructura de costo en productos elaborados por la empresa, para fines gerenciales y de toma de decisiones. Con estas acciones, las y los estudiantes apuestan por mejorar la rentabilidad del negocio y los controles de costo en los productos elaborados por las pequeñas empresas.

 

 




 


Te recomendamos






Ediciones anteriores