El pulmón de la UCA

Durante la última semana de marzo, la temperatura en varios puntos del país superó la máxima histórica. De acuerdo a información del Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (INETER), Chinandega alcanzó los 38.8 grados centígrados y Managua los 37 grados, mientras tanto, en el Arboreto de la Universidad Centroamericana (UCA), la temperatura oscilaba los 33 grados.

Este pequeño bosque con plantas originarias del trópico seco funciona como un pulmón dentro de la ciudad, algo que para Alfredo Grijalva, su Director, podría servir de ejemplo reproducible no solo en otras universidades, sino también en ciudades que están sufriendo aumentos en la temperatura como efecto del cambio climático.

“La diferencia de temperatura que hay entre el exterior y en el Arboreto es notable, puede oscilar entre 3 y 4 grados menos”, afirma Grijalva.

La gran cantidad de árboles funcionan como una barrera contra las altas temperaturas, sirviendo como un respiro para los estudiantes y trabajadores de la Universidad quienes de vez en cuando se toman un espacio para sentarse en las bancas que se encuentran cerca.

El arboreto tiene más de 400 árboles de 156 distintas especies, algunas de ellas se encuentran en peligro de extinción.

Para Grijalva, que los estudiantes, administrativos e inclusive, quienes habitan en los alrededores de la UCA se vean beneficiados por el aire puro y fresco que se produce desde el arboreto, remarca la importancia de contar con espacios arborizados en las ciudades, y ayudan a promover la conservación de algunas especies.

“No se necesita de un gran espacio, pero este arboreto, que no es de más de una manzana sí marca la diferencia. Con unos minutos bajo su sombra basta para darse cuenta”, remarcó.


“En esta zona se siente que hay más aire, me siento en paz y tranquilidad. Para mí es muy importante que existan estos espacios con árboles, sobre todo en estos días cuando los efectos del cambio climático ya son visibles”, Graciela Malespín, estudiante de Administración de Empresas.

“Creo que es la parte más fresca de toda la universidad, aquí se respira un aire fresco y más limpio. Sería bueno fomentar que existan este tipo de lugares en otros puntos de Managua, así la temperatura mejoraría”, Luis Alfaro, estudiante de Economía Aplicada.


 

 

 





 


Te recomendamos




 

Ediciones anteriores