LA UCA, NUESTRA CASA COMÚN

¿Qué tipo de mundo queremos dejar a quienes nos sucedan, a los niños que están creciendo?, es una de las preguntas que nos hace el Santo Papa Francisco en su texto Laudato Si’, Encíclica sobre el cuidado de la casa común que nos conduce a interrogarnos sobre el sentido de la existencia y el valor de la vida social.

Ese valor que la Universidad Centroamericana (UCA) retoma en el marco de la promoción de esta hermosa Encíclica. El llamado del Papa Francisco al cuido de nuestra casa común ha resonado de igual forma en las aulas y pasillos esta Alma Mater desde donde se fomenta una propuesta de cambio hacia nuestra madre tierra, hacia nuestro prójimo, hacia nuestro hogar y nuestra universidad, un cambio hacia nosotros mismos.

En Julio del 2015, los representantes de la Compañía de Jesús hacieron una invitación dirigida a los rectores de las universidades jesuitas, a compartir este importante mensaje que atraviesa la misión de contribuir a la formación de una sociedad más justa y equitativa.

“El desafío ambiental que vivimos y sus raíces humanas, nos interesan y nos impactan a todos”, cita el Papa a las personas de buena fe en todo el mundo.

Un desafío que no es ajeno a la realidad nicaragüense, donde el cambio climático ha causado estragos que han afectado directa e indirectamente a poblaciones vulnerables. “De ahí la urgencia en que el mensaje llegue a la comunidad universitaria”, considera el P. Mario Cornejo, S.J. Asistente de Dirección de Pregrado de la UCA.

La Encíclica y la UCA

Las relaciones humanas en el marco del cuido a uno mismo y a los demás son otro punto importante que la UCA pretende destacar entre los mensajes que el Papa Francisco hace en su Encíclica y que él mismo destaca como la base del bien común.

Para el Padre Cornejo. S.J., “en la medida que cuidemos unos de otros también vamos a aprender a cuidar el medio ambiente”.

Partiendo de este importante principio humano, la UCA durante el 2016 desarrollará la campaña La UCA es Nuestra Casa, la cual busca aportar a la conciencia de toda la comunidad universitaria para vernos como hermanos y hermanas miembros de un mismo hogar al que debemos amar.

Esta campaña es parte de la reflexión que hace la UCA sobre la Encíclica y que pretende además, destacar los valores del amor, cuido, solidaridad y respeto.

“Todos y todas cumplimos un rol muy importante en la UCA, que permite el buen funcionamiento de todo un sistema. Cada persona de esta comunidad educativa merece ser respetada en su dignidad humana”, comentó la Dra. Renata Rodrigues, Vicerrectora Académica de la UCA.

La Encíclica toma su nombre de la invocación de San Francisco, «Laudato si, mi Signore», que en el cántico de las creaturas recuerda que la tierra, nuestra casa común.

 

 






 


Te recomendamos




 

Ediciones anteriores